You are here: Home > Cosas de viajes > Viajeros: control total en Maiquetía

Viajeros: control total en Maiquetía

MAIQUETIA

 

Las distorsiones del control de cambio alcanzaron a los viajeros. Mientras Cadivi anuncia que las tarjetas de créditos de los viajeros serán bloqueadas hasta tanto el dueño de la tarjeta no pase por la aprobación de un captahuellas,  las líneas aéreas buscan sus propias “soluciones” incrementando los precios de los pasajes. La víctima es el pasajero honesto, que a nadie engaña.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

Para finales de 2013 o principio de 2014 el gobierno nacional espera comenzar a aplicar un sistema de control, a través de máquinas captahuellas, donde solamente se activará el cupo de divisas para viajeros en la tarjeta de crédito en el momento en que el usuario traspase la puerta para el embarque.

José Khan, presidente de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), dijo que se trabaja en conjunto con el Saime para evitar, con el nuevo mecanismo, el llamado “raspado” de tarjetas en el exterior.

Según Khan, se aplicará una especie de captahuellas, un aparato especial donde se registrará el ticket de embarque y la huella del viajero, gracias a la cual se activará la autorización de consumos en el exterior en la tarjeta de crédito.

El usuario solamente podrá activar sus tarjetas, aunque lleve treinta tarjetas en el bolsillo, aseguró Khan.

Por su parte, el director general del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), Juan Carlos Dugarte, indicó que  “estamos en el proceso de adecuación y de compra de todos los equipos que hacen falta. Apenas los tengamos todos, serán instalados para su implementación”.

Dugarte informó que estas máquinas se instalarán en todos los puertos, aeropuertos y puestos fronterizos del país, de acuerdo a una nota de prensa del Saime.

Anauco rechaza las captahuellas

La Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco) rechaza la anunciada aplicación de captahuellas para activar el cupo de divisas en el exterior, pues señala que existen otras formas de determinar si una persona utiliza fraudulentamente las asignaciones para viajes.

“El gobierno y las aerolíneas saben de manera fidedigna quién viajó y quién no, por lo que no podemos entender la necesidad de esta medida improvisada, incómoda para los ciudadanos correctos que cumplen la ley, quienes se enfrentarán a un nuevo riesgo de que sus tarjetas no funcionen fuera del país por fallas de tal plataforma en un momento dado, como ha ocurrido en el pasado, además de que nuestros aeropuertos suelen colapsar por los procesos de seguridad naturales de la actividad, como para agregar un nuevo eslabón o posible cola a la hora de abordar”, indica una nota de prensa de la asociación.

La asociación rechazó también “los aumentos desmedidos que están teniendo los pasajes para los venezolanos, aumentados en algunos casos hasta en un 300%. Exigimos revisión de los actuales precios”.

Para Roberto León Parilli, presidente de Anauco la utilización de la captahuella es “una muestra de la negligencia del Gobierno en la persecución del verdadero infractor”.

Indica que cuando se prohibió el uso de las tarjetas de crédito prepagadas se dijo que “habían muchos raspadores de tarjetas”; sin embargo, nuevamente se vuelve a hacer la misma acusación y la eliminación de dichas tarjetas se dio a un “costo muy alto”.

 “Nuevamente ahora aparece el fraude y dicen que la captahuella va a solucionar, es lógico que el usuario reclame, sobre todo en Maiquetía que están colapsadas las máquinas. Es terrible tener esto como única llave para acceder a las divisas tuyas, qué triste tener el dinero en el banco con la tarjeta y que por un desperfecto técnico no se pueda usar”, señala León Parilli, en relación al supuesto caso  que las máquinas captahuellas podrían fallar en el reconocimiento de las tarjetas de los viajeros.

Indica que el Gobierno tiene todas las herramientas necesarias para identificar a quienes usan o no las tarjetas de acuerdo a sus viajes. Ya que pueden acceder a los datos migratorios y bancarios, por lo que considera innecesario el uso de las captahuellas.

Anauco exhorta a implementar correctamente las plataformas, pues en caso contrario causarán molestias a los usuarios. “Deben garantizar que la persona goce de sus beneficios, aún si la captahuella no funciona bien en determinado momento”.

León Parilli espera que con el nuevo sistema que se estudia, el gobierno se dé cuenta de que la tarjeta prepagada no era mala, sino un mecanismo que permitía el acceso a las divisas a quien no tiene una tarjeta de crédito o una de débito internacional.

Turismo cambiario

Desde que se impuso el sistema de control de cambio en Venezuela, hace poco más de una década, la diferencia entre la tasa oficial y la del mercado negro nunca había sido tan amplia como ahora, cuando se pueden vender dólares por seis veces el precio oficial.

Mientras más grande es la diferencia del dólar preferencia al dólar paralelo,  se incrementa el llamado turismo cambiario.  Esta una modalidad que consiste en comprar un boleto hacia, por ejemplo, Miami, Ecuador, Perú, Cuba o países  europeos, y “raspar” los 2.500 dólares que asigna Cadivi para viajar a esos destinos.

Hay tiendas en cada uno de esos países encargadas de realizar la compra ficticia, entregar facturas electrónicas al comprador, por una comisión que oscila entre  10 a 20%.

El viajero regresa al país con  $ 2.500 dólares y los vende, a 40 ó 50 bolívares, según la cotización en el mercado paralelo.

Sin embargo, hay personas que compran boletos de avión –que no utilizan- para obtener dólares a mejor precio y venderlos en el mercado negro.

Boletos aéreos por las nubes

Los pasajes aéreos en Venezuela han sufrido un incremento en los últimos meses de hasta 300%, según lo ha observado el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC). Y ya todos los boletos con  destinos fuera del país están agotados hasta por 4 meses.

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), si se compara el pasado mes de julio y el del año anterior, el incremento que se registró en las ventas de vuelos al exterior fue del 80%.

Para las aerolíneas este incremento parece ser un mal negocio, porque acumulan bolívares, que ha dejado de ser una divisa intercambiable en los mercados internacionales.

La estadounidense American Airlines le solicitó al gobierno permiso para establecer más vuelos pero no ha obtenido respuesta, según le dice a BBC Mundo su vocera, Martha Panti.

“Pero el problema no es de cantidad de vuelos”, dice el presidente de la colombiana Avianca, Fabio Villegas. “Sino que el pago de divisas es muy rezagado. Uno tiene que medir cuál es la cantidad de bolívares que tiene, porque no hay cómo convertir los bolívares en dólares”, explica a BBC Mundo.

“La enorme diferencia entre el dólar oficial y el negro ha hecho que viajar sea un negocio”, dice Humberto Figuera, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela. “Por eso es que hay tanta demanda y los que quedan están tan caros”, explica a BBC Mundo.

Constantemente se reportan casos de vuelos que aunque se venden en su totalidad, luego salen con muchos asientos vacíos, sea porque la gente cancela después de reclamar sus dólares o porque no le importa perder la plata.

Eso genera un problema mayúsculo para las aerolíneas, cuyos aviones despegan con más de un 30% de sus asientos vacíos pues muchos pasajeros no se presentan y piden luego el reintegro de su dinero.

A principios del año, un boleto aéreo a Perú costaba el equivalente a $ 476 dólares. Hoy ronda los $ 3.810 dólares como consecuencia de la excesiva demanda.

Según la página web de Cadivi, para los viajeros que se dirijan a Miami o cualquier destino de Estados Unidos, el organismo otorga 2.500 dólares si viaja más de 8 días. Si el traslado es para Colombia suministra 700 dólares por el mismo tiempo y si el viaje es a alguna isla del Caribe, son 1.000 dólares. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1923 – 11-10-13

…………………………………………………………………………

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply