You are here: Home > Cosas de viajes > Tempo pausado (Ubud, Bali, Indonesia)

Tempo pausado (Ubud, Bali, Indonesia)

No sé si será porque en Bali el tiempo parece transcurrir más despacio, o porque la humedad y el calor nos ha bajado la tensión o porque tras nueve semanas de viaje empezamos a estar cansados, pero el caso es que hoy nos lo hemos tomado con mucha calma. Podría decirse que nos hemos adaptado bien al tempo de la isla.

Como buen domingo que es, nos hemos levantado tarde. Al poco rato ha aparecido Maddy con su fantástica sonrisa pintada de rojo a conjunto con su falda y nos ha traído un estupendo desayuno balinés que estaba buenísimo. Y allí, en nuestro porche, parecía que no pasaban las horas mientras nos tomábamos un té tras otro, fumaba un cigarro o hablaba con Misalmantinapreferida (o quizás debería cambiarle el nombre por mi Neozelandesapreferida, que ahora anda por las antípodas).

Al final, MifielescuderoSancho ha tenido que arrancarme de la silla para sacarme a pasear por las calles de Ubud, que no pueden ser más bonitas.

Ubud tiene un encanto especial. Cada dos paso que das hay un templo o lo que queda de él. Por algo llaman a Bali la isla de los mil templos. Pero es que cada tienda, bar, café o galería está tan cuidado que le dan a las calles un aire encantador. Parece como si pasearas por un catálogo de viajes. Es como un spa gigante, con la piedra, las figuras talladas en madera, el olor a incienso y las plantas. Realmente precioso y realmete pijo. Mucho Borja Mari con ropa de lino y pulseras de hilo y madera para parecer hippy. Aunque de eso ya nos dimos cuenta al aterrizar en Bali. Si en la cinta transportadora hay muchas maletas y pocas mochilas, ya te haces una idea de cómo va a ser el sitio.

Por hacer algo, que yo hoy me hubiera dedicado a la vida contemplativa, pero Sancho es un poco culo inquieto, nos hemos ido a bosque de los monos. Y es literalmente eso, un bosque lleno de monos muy graciosos y muy cabrones también, que no te dejan sacar la botella de agua de la mochila porque, como te despistes, te la arrancan de las manos.

Y así, paseando, mirando tiendas y deleitándonos con las maravillosas calles de Ubud, hemos pasado la tarde, antes de volver a nuestro querido hostal a tomar el infinitésimo té del día en nuestro porche.

PD: Estamos bien

Audio recomendado: tema principal BSO de In the Mood for love, de Shigeru Umebayashi.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply