You are here: Home > Cosas de viajes > Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte V

Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte V

El lunes 15 de julio por la mañana, tuvimos el primer taller del Proyecto de Educación Ambiental para la comunidad educativa de Montezuma con los alumnos de 1° ciclo de la Escuela Moctezuma.

Fue una clase sobre la protección de la vida marina y especies animales de la comunidad y sus alrededores. Compartimos con los niños un poco de información, hicimos actividades, juegos y llevamos los carteles que habíamos preparado para ellos.

El Animalfabeto

Diversidad de Especies de mi Comunidad

El martes tuvimos el taller con los alumnos de 2° ciclo, estuvo bien interesante conocer sus pensamientos sobre el cuidado del ambiente. Realmente los niños conocen todas las respuestas y si no las saben tienen la capacidad creativa de dar una ingeniosa contestación sobre la marcha. Ojalá los adultos conserváramos ese don por unos años más.

La voluntaria Karen en la Escuela Moctezuma

Doña Victoria y yo

Por la tarde tuvimos la disertación sobre el Programa Bandera Azul Ecológica para los hoteles de la comunidad. A la presentación asistieron algunos empresarios locales, principalmente dueños de hoteles y restaurantes de Montezuma.

La exposición se trató además sobre las prácticas que pueden llevar a cabo en la operativa diaria para la conservación del ambiente y la optimización de los recursos naturales de su comunidad.

El miércoles por la mañana también tuvimos clases en la escuela y por la tarde participé de la junta quincenal de la organización comunitaria ASOMONTE. Además, junto con María repartimos los folletos informativos para invitar a los turistas y empleados de hoteles a que vengan a patrullar con los voluntarios de ASVO.

Repartiendo folletos de ASVO en los hoteles

Mi último día en el proyecto había llegado, más allá de estar contenta por la linda experiencia que pude vivenciar y por volver pronto a casa, también sería el día en que haríamos la presentación en el hotel Los Mangos.

Esa mañana estuvimos listas bien temprano junto con Liz y pasadas las 9:30 am emprendimos camino hacia ese hotel. Allí nos esperaba el staff compuesto por una recepcionista, tres mucamas y un encargado de mantenimiento; además de doña Victoria; Roberto, el biólogo de ASVO y dos profesoras de la University of British Columbia de Canadá, donde estudia Liz, quienes vinieron a visitar el proyecto y quisieron participar como parte del público.

Nuestra exposición duró poco más de media hora, en la que dimos información sobre el Programa Bandera Azul Ecológica, además de compartir las recomendaciones básicas para que los empleados del hotel puedan concientizarse sobre el ahorro de los recursos naturales en la operativa diaria.

Liz Janzen y yo disertando en los hoteles

Tras la presentación, volvimos a la casa y al cabo de unos minutos nos encontramos en el vivero para una pequeña reunión junto con las profesoras de Liz, Roberto, las coordinadoras y los asistentes.

Antes del almuerzo llegó Roger, quien se encontraba por unos días de vacaciones en San José. También tuvimos una reunión con él, en la cual le conté en lo que había estado trabajando por esos días y como con esfuerzo y perseverancia había cumplido con la mayoría de los objetivos que me había propuesto.

Él me volvió a agradecer por mi ayuda y buena predisposición durante mi estancia en el proyecto y que a pesar de que en algunos momentos las cosas no parecían salir tal como las habíamos planeado, al final todo se volvió de nuestro lado.

Mirando para atrás, considero que esta experiencia me ha llenado de momentos de felicidad en la naturaleza, instantes mágicos que perdurarán en mis recuerdos por siempre y además, me ha dejado como enseñanza principal que aunque a veces tengamos que esperar un poco más de tiempo en ver los resultados de nuestro de esfuerzo, si trabajamos de manera constante y desinteresada, finalmente obtendremos la recompensa buscada.

El coordinador Roger y yo en la cabina de ASVO en Playa Montezuma

Al otro día, desperté muy temprano y como sorpresa advertí que Alba, la cocinera, había llegado incluso antes de que me levantara para prepararme unos ricos pancakes con trocitos de banana, los más ricos que jamás haya probado, por cierto.

Las chicas también se levantaron a despedirme y súper cargada con mi mochila salí por la puerta de la casa, sin mirar para atrás, llevándome sólo los buenos recuerdos, los momentos preciados y las nuevas enseñanzas aprendidas.

Llegué a la parada del bus, situada a pocas cuadras y pasando por el centro casi vacío, me despedí en soledad de los artesanos que desde temprano y hasta altas horas de la noche ofrecían su delicado trabajo a los turistas; me despedí también del único y carísimo supermercado con que contaba el pueblo y también de mi amigo el argentino del ciber que siempre me hacía descuento por ser mi compatriota.

Extrañaré más de lo que creía este bonito pueblo y espero algún día volver a visitar.

Luego del viaje de vuelta hacia la capital, me registré en el hostal y fui directo a la oficina de ASVO a despedirme del resto del equipo. El director Luis me estaba esperando y antes que nada me ordenó que llamara a Roger para avisar como había llegado. Él me confesó que por la mañana me había escuchado partir, pero que no le gustan las despedidas y por eso prefirió no salir de su habitación, aunque no quería dejar de desearme un feliz viaje de regreso a casa.

Charlamos durante largo rato con don Luis, y le comenté el trabajo que había hecho durante mi estancia. Además, de lo que consideraba que debían mejorar como organización e implementar como nuevas iniciativas en los proyectos. Me entregó mi carta certificada donde acredita que he participado como voluntaria de la asociación y me despedí augurando un pronto regreso a su bello país.

El taxi para ir al aeropuerto pasó por mí a las 5:00 de la mañana y desde la ventana me despedí del último amanecer que observaría desde esa tierra. El chofer colombiano radicado tico hace varios años, me agradeció en reiteradas ocasiones haber venido a colaborar con la conservación de su país y me explicó de una forma que yo no podría haber explicado mejor, la importancia del trabajo que había estado realizando durante ese mes:

Las tortugas marinas, quienes se encuentran actualmente en crítico peligro de extinción, son seres indispensables para la continuidad de la vida en el Planeta Tierra. Una de sus principales tareas es ser depredadoras de medusas y mantener el equilibrio del ecosistema marino. Ya que de otra forma, la superpoblación de medusas haría que el desarrollo normal de la existencia debajo del agua fuera imposible.

Por lo que la protección de las tortugas marinas es un deber no sólo de los conservacionistas, biólogos u organizaciones no gubernamentales que luchan desde hace tanto tiempo por la conservación de las especies, sino también de los gobiernos y la sociedad en su conjunto.

Cada persona, desde su posición de consumidor final como eslabón de máxima importancia en la cadena de consumo, tiene el poder de decisión sobre lo que elige comprar. Aquellos productos hechos con tortuga como los shampoo, acondicionadores, aceites, jabones o bijouterie, al mismo tiempo que la compra de huevos de tortuga, ocasionan un daño irreparable en el ambiente y consecuentemente en la continuidad de la vida humana en el Planeta Tierra.

Productos Hechos con Tortugas Marinas

Shampoo hecho con placenta de Tortugas Marinas

Llegamos al aeropuerto, lista para partir, me despedí de este país con una gran sonrisa y la certeza de que algún día en un futuro no muy lejano, volveré…

¡PURA VIDA COSTA RICA!

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply