You are here: Home > Cosas de viajes > Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte IV

Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte IV

La tarde cae de a poco y los rosados se alejan para dar paso a los azules oscuros que presagian la noche estrellada que se avecina. La marea avanza dejando sólo el rastro efímero de la blanca espuma sobre la orilla. La tarde me tira un beso de despedida al mismo tiempo que la luna sonriente me saluda con un guiño de ojos. La noche ha entrado en escena.

Hoy fue el día en que caminé por los senderos ocultos jungla adentro, guiada por los pasos de los que ya han transitando ese camino con el mismo rumbo. Entre palmeras, árboles milenarios y tierra colorada, salté piedras, crucé varias veces el arroyo y finalmente llegué a conocer la famosa cascada de Montezuma. Un imponente salto de agua de más de diez metros se presentó ante a mí y me siento agradecida por haber contemplado tanta belleza natural en su estado más puro.

Cascada de Montezuma

La noche de ayer será otra aventura para recordar. A eso de las 6 de la tarde comenzó el aguacero que seguido de relámpagos, rayos y truenos, se convirtió rápidamente en la tormenta más fuerte de mi mes viviendo en Costa Rica.

Mi horario de trabajo en el vivero era de 12 de la noche a 6 de la mañana. Desperté pasadas las 23:30 hs. exaltada por el ruido de la lluvia cayendo bruscamente contra el techo de chapa de la casa.

Me asomé al porche y noté que el agua ya había entrado por entremedio de los agujeros de las rejas, mojando los pocos papeles de diario que pretendían cubrir las baldosas amarillas de la entrada. Intenté prender la luz, pero fue en vano, pues había estado cortada desde las primeras horas de la tarde.

Mi compañero de turno, Jacob, estaba listo para partir, así que me cambié y salimos protegidos por un paraguas que poco nos cubría a ambos. Al dar unos pasos para ingresar al camino que nos llevaría al vivero, advertimos que el pequeño arroyo que pasa junto a la casa había crecido convirtiéndose en algo parecido a un caudaloso río con una fuerte corriente que desembocaba en el mar.

Sin dudarlo, desistimos de tomar ese camino y acordamos esperar un poco a que parara la lluvia. El problema era que Karen y Matt habían estado trabajando en el turno anterior, por lo que estaban esperando en el vivero que los fuéramos a reemplazar.

Fue así que ambos decidimos regresar al camino e intentarlo una vez más. Lamentablemente no fue posible atravesarlo, así que junto a las coordinadoras, María y Marina, emprendimos la caminata hacia la playa para intentar pasar por allí.

Las luces de las calles permanecían cortadas, así que nos lográbamos alumbrar apenas con nuestras linternas. Luego de dos cuadras llegamos a la playa donde el panorama no se veía mucho mejor. La marea estaba subiendo con prisa, por lo que nuestras decisiones debían ser apresuradas.

Seguimos caminando entre las rocas, empapados por la lluvia y el viento, hasta que llegamos a la desembocadura del arroyo en cuestión. El cauce que se había formado era inmenso, por lo que acordamos cruzarlo tomados de las manos. La primera que se atrevió fue María, seguida por mí que avanzaba lentamente dando cuidadosos pasos, un poco más atrás venían Marina y Jacob.

Llegamos al otro lado todos a salvo y rápidamente comenzamos a caminar en dirección al vivero. Allí esperaban impacientes nuestros compañeros, quienes pensaron que no serían relevados en toda la noche.

Ellos también contaron que sufrieron muy de cerca el temporal, ya que las olas eran gigantes y rompían a pocos metros de la entrada del vivero. Además de que la lluvia había terminado de mojar el poco espacio que quedaba seco.

La noche fue más larga que de costumbre, la lluvia persistió hasta por lo menos el amanecer y no tuvimos oportunidad de ver ninguna tortuga que compensara tanto esfuerzo.

Volviendo a la casa por la mañana, pude observar los rastros de lo que fue una noche que de seguro no olvidaré por un buen tiempo.

Árboles caídos, troncos de madera quebrados, cocos y hojas desparramados por doquier y el mar que aún conserva el color marrón de su mezcla con el agua del río, fueron el escenario de esa mañana.

Playa Montezuma

El domingo visitamos junto con Gill, Karen y Leslie la Reserva Natural Absoluta Cabo Blanco. En nuestro paseo por entremedio de especies arbóreas que permanecen en el lugar hace miles de años, tuvimos la oportunidad de observar monos cariblancos, pizotes, pelícanos y hasta una serpiente venenosa típica de esta región llamada cascabel.

Luego de una exigente caminata de aproximadamente 2 hs. finalmente llegamos a la paradisíaca playa que nos habían prometido. Las arenas eran más finas que las de Montezuma. El Océano Pacífico en su punto más al sur de la Península de Nicoya, nos refrescó con sus aguas cálidas y cristalinas.

Recorrer un área protegida, requiere aceptar ciertas normas que los turistas se comprometen a cumplir, con el objetivo de que el impacto ambiental de las visitas afecte mínimamente el espacio que se pretende conservar.

Me pongo a pensar que los seres humanos en nuestro paso por el Planeta Tierra, deberíamos actuar de la misma forma que al visitar un área protegida: disfrutar de la majestuosidad de los atractivos naturales, sin provocar ningún tipo de degradación ambiental, teniendo en cuenta que los próximos visitantes tengan la misma oportunidad de conocer el sitio tal cual es.

Sé que es una utopía, ya que en los últimos años de historia de la humanidad hemos destruido en proporciones irreversibles los ecosistemas que han sustentado la vida en el Planeta Tierra desde sus inicios.

Sin embargo, es mi objetivo, trabajar desde la comunicación y concientización para dar a conocer la otra cara de la realidad. Personas dispuestas, creativas y proactivas con una misión de conservación aferrada a su pensar y accionar cotidiano.

Para todos ellos y los que de a poco se comenzarán a sumar, dedico estos textos con el afán de que entre todos, trabajando conjuntamente, modifiquemos nuestras conductas, nuestros hábitos más dañinos con el ambiente y en definitiva contra nosotros mismos y forjemos una vuelta a las RAÍCES.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply