You are here: Home > Cosas de viajes > Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte II

Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte II

Tras una semana de aprendizaje sobre el mundo de las tortugas marinas, la visita a los hoteles y el cuidado del vivero, me sentía lista para dar el siguiente paso. Conversé con Roger y acordamos que me acompañaría a la escuela del pueblo para coordinar los días y horarios en que iré a colaborar con ellos.

Por la tarde trabajé en el vivero, no estaba muy ocupada cuando apareció Marina, una de las coordinadoras del proyecto, a invitarme a patrullar con ella. Caminamos un largo rato por la playa cuando nos sorprendió un rastro desde la orilla hasta varios metros más arriba en la playa. Mi reacción fue de sorpresa, asombro, miedo, todo junto.

Le pregunté a Marina si lo que estábamos viendo realmente era un rastro, me hizo señas de que bajara la voz para no perturbar a la tortuga, si es que estuviera allí, y enseguida fue a inspeccionar. A los segundos volvió emocionada diciéndome que efectivamente era la tortuga: una baula.

Cabe destacar que tuve mucha suerte al tener la posibilidad de ver una tortuga de esa especie, una de las más grandes, en crítico peligro de extinción y que no frecuenta mucho estas playas. Por lo que dicen, las tortugas siempre regresan a la playa donde nacieron, para hacer su trabajo de anidación cuando son adultas.

Corrí hasta el vivero para avisar a los voluntarios y rapidamente fueron a su encuentro, teniendo en cuenta las medidas de seguridad básicas de toda patrulla. Todos los voluntarios vestidos con ropa oscura, sin usar repelente en las manos y por supuesto sin luces blancas de linternas, para alumbrar sólo están permitidas las luces rojas.

Mientras la tortuga ponía sus huevos, se le tomaron las medidas, se la plaqueó y uno a uno suavemente se depositaron los huevos en una bolsa que luego plantamos en el nuevo nido del vivero. En total se contaron 78 huevos de tortuga baula.

Terminado el trabajo en el vivero, volvimos al sitio donde se encontraba la tortuga para poder verla partiendo de regreso al océano. Físicamente es inmensa y pesada, sus movimientos son pausados, como si le costara desplazarse, sin embargo luego de unas olas que iban y venían, desapareció repentinamente. La tortuga ya había hecho su parte y nosotros la nuestra, ahora sólo queda la espera.

Tortuga Baula. PH: Theresa Danler

Tal como habíamos coordinado con Roger, el lunes por la mañana fuimos a la entrevista con doña Olga, la directora de la escuela de Montezuma. Llegamos al acuerdo de que iré todos los días algunas horas por la mañana a colaborar con ellos y mientras tanto podré preparar el taller de educación ambiental.

La lista de actividades a realizar va tomando forma y color, sin embargo, aún queda mucho en que favorecer a la comunidad. Por lo que junto a Liz fuimos a visitar a la señora Ory, dueña del hotel Amor de Mar, quien además es la encargada del centro de acopio de Montezuma y sus alrededores.

Amablemente nos recibió y asintió a la idea de que una o dos veces por semana, algunos voluntarios del proyecto puedan ir a colaborar al centro de acopio.

Día de trabajo terminado, nos fuimos a disfrutar de la playa y por la noche como es de costumbre realizamos la patrulla. Las últimas noches ha estado muy tranquilo, sin novedades de tortugas, a veces los voluntarios se impacientan un poco, principalmente aquellos que vienen por pocos días, pero hasta ahora como por arte de magia, ninguno se ha ido sin verla, aunque sea una vez. Ojalá las personas aprendieramos a ser tan generosos como la naturaleza lo es.

Amanecer en Playa Montezuma, Costa Rica

Por fin llegó el día, ese miércoles por la mañana unos minutos antes de las 7:00 am me presenté en la escuela, lista para enseñar y aprender con los chiquitos. Me sentía contenta y nerviosa a la vez, como si fuera mi primer día de clases.

Doña Olga, la directora, quien también es una de las maestras, me llevó al aula de 1° ciclo y allí estuvimos juntas, yo con los pequeños de 1° grado y ella con los de 2° y 3°.  En esta escuela al ser tan pequeña, con pocos recursos y muchos alumnos, se dividen en tres aulas: preescolar, 1° ciclo y 2° ciclo. Lo que hace que para las maestras sea bastante más arduo cumplir con los contenidos pactados al pie de la letra.

Con los peques escribimos, dibujamos e hicimos juegos sobre los animales de la comunidad, tratando de entrar en el tema que abordará el proyecto de educación ambiental. Además, pasamos tiempo afuera, disfrutando el bello patio de la escuela, compuesto por juegos de madera, árboles nativos y una privilegiada vista al océano.

Conocer cómo funciona la operativa de la escuela desde adentro, me brindó muchas ideas y espero que la colaboración que hagamos junto con el resto de los voluntarios, además de concientizar a la comunidad educativa, aliviane un poco el trabajo de las maestras.

Cerca del mediodía me despedí de los chiquitos y fui al encuentro de Doña Victoria, una empresaria local que trabaja conjuntamente en varios proyectos con la Asociación de Montezuma (Asomonte), quienes están tratando de que Playa Montezuma sea galardonada con el Programa Bandera Azul Ecológica.

El Programa Bandera Azul Ecológica es una iniciativa que nació en el año 1996, por medio del Instituto Costarricense de Turismo y el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados, con el objetivo de que las comunidades costeras se organicen para atraer al turismo, manteniendo el ambiente en condiciones limpias y saludables para su disfrute actual y futuro.

Tras conversar largo rato con doña Victoria, llegamos al acuerdo de que luego del período de receso escolar por vacaciones, tendremos lista la presentación para ir a disertar en los hoteles y restaurantes de la comunidad.

Escuela Moctezuma, Montezuma, Costa Rica

Ese jueves no hubo clases en la escuela, por lo que durante la mañana trabajé en el vivero. En ese horario cuando recién está amaneciendo, se percibe claramente como la playa y la selva comienzan a despertar.

Las aves comparten su música cada vez más fuerte; las ardillas saltan y corren hacia arriba de los árboles; los pelícanos en manada, sobrevuelan el océano de un lado a otro buscando su desayuno; y así de a poco la rutina del día está en marcha.

Tras mi jornada laboral, me dediqué de lleno a otra de mis pasiones: la fotografía. Caminé por los senderos de la selva hasta llegar a la playita vecina de piedra colorada, caracterizada por el color rojizo del suelo y la variedad de rocas que la rodean, además de un pozo de agua dulce que se forma naturalmente como consecuencia de un arroyo que nace selva adentro y desemboca en esa costa.

Luego de fotografiar cangrejos, monos cariblancos y algunas plantitas silvestres que crecen fácilmente por encima de las rocas húmedas, me di un baño refrescante en la cascada que alberga en su interior.

Allí me quedé un largo rato hasta que la marea comenzó a subir nuevamente y fue tiempo de volver. Mis actividades del día estaban listas, la falta de internet, televisión y noticias me hace dar cuenta lo bombardeados de información que vivimos en nuestra sociedad actual.

Aprender a disfrutar de la sencillez, el tiempo a solas con uno mismo, el respeto por el silencio, la privacidad, el conectarse con las emociones más reales y profundas sin tanta superficialidad de por medio y principalmente vivir en contacto con la naturaleza es el aprendizaje de todos los días.

Mono Cariblanco (Actualmente en peligro de extinción)

La noche del domingo tuvimos la visita de dos tortugas marinas de diferentes especies: una negra y una lora. Luego de la experiencia del domingo pasado y haberla esperado durante toda la semana, por fin apareció la primera, bien entrada la oscura noche.

Al comienzo llegó la negra, que puso 50 huevos más grandes y redondos que los de la baula de la semana pasada. Luego la lora como es de costumbre nos ofreció 120 huevos más.

Las biólogas estuvieron supervisando todo el proceso y trasladaron los huevos de cada tortuga a un nuevo nido en el vivero, por supuesto los depositaron en nidos separados según la especie. El trabajo terminó exitosamente y todos los voluntarios tuvieron la oportunidad de ver a las tortugas y colaborar con la causa.

Ese lunes 1° de julio había llegado con algo de lluvia, aunque no impidió que realizara mi caminata matutina. Llegué hasta una playa rodeada por rocas y aprovechando la marea baja me dediqué a observar las infinitas variedades de caracoles, conchas y cangrejos que llegan hasta allí.

Luego de un rato, la llovizna se convirtió en aguacero así que me adentré en la selva buscando algo de refugio en la frondosa vegetación.

Por la tarde, mi turno de trabajo fue un espectáculo de luces y colores protagonizado por el verde fluorescente de las olas que hoy se suma a las decenas de luciérnagas que cada noche ayudan a alumbrar un poco el oscuro vivero. Ese color tan particular se debe al plancton del océano que en su reflejo, principalmente las noches de luna, se potencia y nos regala la posibilidad de observarlo a simple vista.

Al momento mágico le agregamos algo de música de Violeta Parra y la noche fue perfecta.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply