You are here: Home > Cosas de viajes > Más allá del bien y del mal (10)

Más allá del bien y del mal (10)

Primera sección
De los prejuicios de los filósofos

20
La condición racial y el idioma predisponen la creación de ciertos tipos de filosofías. Los conceptos filosóficos no surgen de la nada sino que nacen de una familia de otros conceptos que le dan razón y significado. Por estas razones el filósofo se encuentra limitado en cuando a las filosofías que puede crear o adoptar.

21
Nietzsche afirma que la causa sui [causa de sí mismo] es una contradicción lógica, pero que se puede llegar de manera lamentable a ese concepto. Se refiere en particular a la concepción tradicional de la «libertad de la voluntad» que define como “la aspiración a cargar uno mismo con la responsabilidad total y última de sus acciones, y a descargar de ella a Dios, al mundo, a los antepasados, al azar, [y] a la sociedad”, ser la causa de uno mismo. Nietzsche compara esta manera de definir la «libertad de la voluntad» a la historia de un hombre que cayó en un pozo e intentó salir del mismo tirándose de los cabellos. Es una manera temeraria de salir a la existencia.

No se debe confundir a Nietzsche y pensar que él cree en la «voluntad no libre». Para tal cosa debe existir la causa y el efecto, algo que nos mueva. Pero para Nietzsche la «causa» y el «efecto» no existen en realidad. En la realidad última, en la cosa «en sí», tales distinciones no existen. Aquí vale la pena recordar que los seres humanos interpretamos el mundo, no lo explicamos. El ser humano actúa “de manera mitológica”. Por lo tanto, la «voluntad no libre» está atada a una falsa concepción mecanicista del mundo.

“En la vida real no hay más que voluntad fuerte y voluntad débil” nos dice Nietzsche. Si vas a salir del pozo debes hacerlo con tu fuerte voluntad, no con conceptos que no te llevan a ninguna parte.

22
Se vuelve aquí a atacar a los físicos por sus prejuicios que insisten en la confiabilidad de los sentidos y en la capacidad humana de explicar la naturaleza. Todo esfuerzo humano por explicar el mundo es en realidad una interpretación del mismo. Nietzsche se pone a sí mismo como ejemplo de una interpretación enfrentada a los físicos con su omnipresente «voluntad de poder». A fin de cuentas se puede interpretar el mundo diferente y llegar a las mismas conclusiones.

23
La psicología ha sucumbido a prejuicios morales que para Nietzsche son nocivos. Se hace un llamado a “concebirla como morfología, y como teoría de la evolución de la voluntad de poder”. Una fisio-psicología debe buscar el condicionamiento de los instintos «malos» tanto como de los «buenos» ya que todos son los componentes de la vida. Se va aún más allá al afirmar “la derivabilidad de todos los instintos buenos de los instintos perversos”.

“Nunca antes se ha abierto un mundo más profundo de conocimiento a viajeros y aventureros temerarios”.

Reflexión de la Primera sección

Quiero resaltar (al azar) unos pocos detalles importantes que recuerdo de esta sección. 1) La realidad última es inaccesible para nosotros y lo único que podemos hacer es interpretar el mundo. 2) El ser humano es cuerpo. El cuerpo es una “estructura social de instintos y afectos”. 3) La voluntad es un mandato, por lo tanto no se sigue que mandato y acción sean una sola cosa. 4) La veracidad de los sentidos es una “hipótesis regulativa” que necesitamos para vivir. 5) Pensar que «yo pienso» es falso. Un pensamiento viene cuando quiere.

Baste decir que lo que este hombre piensa va en contra de todo aquello que le han enseñado a un occidental puertorriqueño como yo. Interesantísimo.

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply