You are here: Home > Cosas de viajes > Los Viajes

Los Viajes

Cambiar de aires, convivir con otras gentes, trasladarnos a otras épocas, disfrutar del arte, de la historia… en una palabra, viajar, es uno de los grandes placeres de la vida.
Los viajes nos enriquecen, nos ilustran y nos dan cultura, nos permiten conocer otras formas de ser, de vivir y de pensar.             la Alhambra
Al viajar descubrimos cosas nuevas, probamos otra comida (bueno, unos más que otros, he de reconocer que eso no es lo mio), intentamos hacernos entender en otros idiomas, conocemos otra gente…
Aunque se tienen noticias de que los egipcios y los griegos hacían viajes de placer, los viajes turísticos tal y como los conocemos en la actualidad, nacieron en la antigua Roma… Ya en aquella época se contrataban guías y se compraban recuerdos.
De aquellos viajes de placer de nuestros antepasdos romanos, pasamos a los viajes con fines comerciales o motivos religiosos de la Edad Media… Con el Renacimiento llegaron los grandes viajeros… Y en el siglo XI los viajeros románticos, esos que eligieron el sur, nuestro sur, para dar a conocer al mundo todo aquello que les parecía más pintoresco, dibujando en muchos casos una Andalucía muy distinta a la real.
Con la invención de los modernos medios de transporte viajar comenzó a ser más asequible para la moyoría de la gente, no solo para las clases más adineradas… Y el más reciente low cost ha terminado por popularizarlos.
hace tiempo escuché a alguien decir algo así que como para tener una buena salud mental había que salir, al menos, una vez al día de tucasa, una vez de la semana de tu barrio, una vez al mes de tu ciudad y una vez al año de tu país…
No sé si eso contribuye o no a mejorar tu salud mental, pero lo que sí te da es una mayor perspectiva de las cosas. Yo procuro cumplir con los cuatro preceptos… La verdad es que provengo de una familia que se ha movido mucho… En mis primeros 11 años de vida he morado en 4 pisos diferentes en la misma ciudad y raro era el fin de semana que no cogía mi padre su coche y nos llevaba de excursión.
Si no tenía muchas ganas de conducir nos enseñaba Sevilla pueblo a pueblo, pero si estaba animado llegábamos más lejos: Córdoba, Granada y Jerez eran los destinos habituales. En Córdoba estaba mi tía Pili, en Granada mi tía Dolores y en Jerez el tío José, el tío José de mi padre…

De esos viajes guardo muchos recuerdos y muchas anécdotas, pero si solo me tuviera que quedar con una imegen de cada uno de ellos lo tengo claro: el filtro del agua de cerámica que tenía mi tía Pili en su casa de Córdoba; el león de la fuente de los leones de La Alhambra a cuyo lomos me subí para hacerme la foto en blanco y negro; y la cabecita del perro del tio José asomado por la parte superior de la lavadora, donde esperaba dócilmente a que yo me fuera para volver a corretear libremente por la casa.
Esos viajes han quedado ya lejos y les han seguido otros muchos, lugares a los que nos trasladaremos a través de este blog que solo persigue compartir experiencias, sugerir destinos y recibir sugerencias.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply