You are here: Home > Cosas de viajes > La triste realidad del viajero y geógrafo Ibn Battuta en Granada

La triste realidad del viajero y geógrafo Ibn Battuta en Granada

Ibn Battuta es un personaje de estos fascinantes tipo Marco Polo, que a lo largo de treinta años recorrió más de 120.000 kilómetros, de países muy diferentes y con distintos tipos de culturas.

Recorrido de los viajes de Ibn Battuta

Nació en Tánger y llegó a Granada alrededor del año 1340 bajo el reinado de Yusuf I. Parece que se presentó  en la Alhambra nada más llegar a la ciudad,  y que no pudo visitarla pues el rey estaba enfermo. En sus crónicas de los viajes, llamada Rihla, no cuenta si vio algo del interior de la Alhambra o no. Pero aunque no parece que pudiera verla, la corte le atendió como persona distinguida y su llegada fue notificada a las autoridades y la madre del rey le envió un saquito de monedas de oro para sus días en la ciudad, según era costumbre. Se quedó como invitado en casas de diferentes juristas Malikís (una de las cuatro Escuelas de Derecho sunníes), ya que él mismo fue considerado un notable de esta Escuela. Además visitó centros sufíes en los alrededores de Granada y cuenta que había representantes sufíes de sitios tan lejanos como Anatolia, Persia o India. [1]

Se quedó varios días en Granada y parece que, en los jardines de la casa de Ibn ‘Asim, jurista de renombre en el Reino, contó durante dos días y una noche, sus viajes y a qué jeques y sabios había conocido. Estaban presentes los más distinguidos representantes de la sociedad granadina del momento, entre ellos el granadino Ibn Juzavy, hijo de un conocido poeta y jurista, muerto en la Batalla del Río Salado. Este joven, poeta y escritor siguiendo la tradición familiar, tomó notas durante el tiempo que estuvo narrando. Y, por avatares de la vida, terminó trabajando en la corte meriní en Marruecos, con el encargo de escribir las hazañas y viajes  de Ibn Battuta. Gracias a esta crónica, hoy sabemos de la vida de este incansable y sorprendente viajero.

De Granada decía que los jardines, los vergeles, las praderas o los huertos, los castillos y los viñedos rodean a Granada por todas partes… es el Taghr, o la plaza fronteriza, cuyos habitantes son ayudados por Dios [2]

Ibn Battuta

La triste realidad de Ibn Battuta es que, habiendo conocido tantas maravillas alrededor del mundo, palacios, construcciones majestuosas, no pudo visitar ni conocer la Alhambra y las maravillas que de ella se contaba. Y siendo uno de los geógrafos más audaces e importantes, estuvo en Granada pero murió sin poder visitar la perla del mundo islámico, el bastión del Reino de Granada: la Alhambra.

[1] Dunn, Ross E. The Adventures of Ibn Battuta, a Muslim Traveler of the Fourteenth Century (1986)
[2] J. García Mercadal, Viajes de extranjeros por España y Portugal: desde los tiempos más remotos hasta comienzos del siglo XX (1999).

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply