You are here: Home > Cosas de viajes > La Fiesta de la Biosfera

La Fiesta de la Biosfera

CRÓNICA DE VIAJE

El 2 de junio de 2010, la UNESCO declaró el reconocimiento oficial de esa área inmaculada que es la Reserva de la Biosfera Oxapampa – Asháninka – Yánesha. En conmemoración de su segundo aniversario, se llevó a cabo por primera vez un alucinante Rally ciclísito de montaña. Viajeros estuvo presente desde el inicio, y vivimos un fin de semana inolvidable en las inmediaciones de la selva central.

Image

En Oxapampa no hay aviones, pero sí muchas motos y bicicletas. Es una ciudad cálida y tropical en la que es posible sobrevolar los montes piloteando una bici de montaña. Y es que para viajar a este lado de la selva no necesitamos alas, bastan diez horas por la carretera central – salvo que se reviente la llanta en las alturas de Ticlio – en bus, auto o camioneta al compás de los latidos de la Tierra. Además no hay nada como viajar así, siendo testigos del camino y el horizonte que cambia constantemente. Hasta que nos encontramos rodeados de montes verdes, bellos y frondosos, envueltos en la humedad de un amanecer galáctico, con música de aves y otros animales fantasmas. Sonidos que sólo la naturaleza puede ofrecernos.

Era una mañana fría y nublada, pero poco a poco el cielo de Oxapampa fue embelleciendo su rostro para sonreírnos con toda su luz, dejándonos apreciar cómo su verdadero clima de colores pintaba para nosotros una sinfonía de paisajes y nubes gigantescas.

Antes de proseguir nuestro recorrido, fuimos llevados al famoso Hospedaje “El Trapiche”, de nuestro amigo Emilio Hassinger, donde encontramos hermosos bungalows construidos con madera de la zona al estilo austro alemán. Un espacio perfecto para tener un descanso placentero rodeado de naturaleza, con una fantástica vista al Parque Nacional “Yanachaga Chemillén”, que quiere decir “Montaña Negra”, y además de ser es el núcleo central de la Reserva, es uno de los 12 parques nacionales más importantes del país.

Image

Después de un reponedor desayuno aprovechamos para conversar con Davkarl Rivera, responsable del Departamento de Turismo de la Municipalidad provincial de Oxapampa, quien nos explicó que la denominación de “Reserva de Biosfera” abarca toda la provincia y es un título internacional otorgado por la Unesco. “Después de 35 años el Perú logra obtener una nueva Reserva de Biosfera. Se trata de lugares muy especiales donde se practica un desarrollo sostenible, bastante conservación de la naturaleza, con poco índice de contaminación, sin pobreza extrema y con un buen desarrollo económico”, resalta Davkarl.

Así llegó el primer fin de semana de Junio, presto para olvidarnos del invierno y ser parte de esa celebración ecológica que fue el “Festival de la Reserva de Biósfera”, una festividad turística, ambiental y deportiva que inyectó de alegría sincera el corazón de los bosques, pueblos, ciudades y de toda la gente que pertenece a esta geografía asombrosa de nuestro país. Definitivamente, uno de los universos naturales más bendecidos y armonizados de la Tierra.

Arte en las calles de Oxapampa

Desde muy temprano, la plaza central fue el punto de encuentro para los competidores que llegaron desde diversos puntos del país, dispuestos a competir en este primer Rally de Montaña, que consistió en una dificilísima ruta por los caminos sinuosos y empinados de la selva central. Este singular evento fue la principal atracción del fin de semana y cada uno de los avezados ciclistas fueron protagonistas de esta historia. Decidimos acompañarlos en el recorrido de prueba para conocer los peligros y fabulosas vistas que este episodio prometía.

Mientras se apoderaban de los alrededores de la ciudad, encima de sus máquinas montañeras, profesoras y alumnos de los centros educativos iban preparando los stands de la IV Reciclo Feria a lo largo de la plaza. Así mismo, en la Municipalidad se iban desarrollando interesantes talleres de temas turísticos y ambientales, organizados por la Cámara de Turismo y Medio ambiente de Oxapampa, con el apoyo de la Municipalidad distrital de Chontabamba.

Una de las charlas más interesantes dirigida a jóvenes estudiantes fue sobre el turismo en el mundo, a cargo del Dr. Geert Van Weert, asesor holandés y especialista en desarrollo de turismo rural. Actualmente realiza importantes estudios para promover los destinos turísticos que ofrece Oxapampa, y en los últimos 5 años ha realizado trabajos similares en India, Bolivia, Ecuador y Brasil. Conoce muy bien el mercado y según sus estudios la nueva tendencia no busca lujo, busca experiencias.

“Debemos usar los recursos y la historia de la zona. La ventaja competitiva que tiene el Perú en relación a Ecuador, Brasil, Chile, Argentina y Bolivia es la cultura Inca. En ninguno hay una cultura Inca tan fuerte como en Perú. Además, todavía puedes sentirla al caminar por el Camino Inca real. Tú estás haciendo el mismo camino para llegar a Machu Picchu. Estás caminando en senderos que tienen 800 años. ¡Fabuloso! Un trekking es una experiencia muy importante. Ustedes tienen que usar la riqueza cultural que tienen”, subrayó Van Weert. También propuso solicitar becas que les permitan a los jóvenes la posibilidad de viajar más para conocer mejor su país. Todos aplaudimos, ojalá que así sea.

Desde arriba hombres y mujeres atraviesan los altos de esta selva desde sus poderosas bicicletas por un camino de tierra escondido, que cruza ríos, puentes, sube altas colinas y se enfrenta al calor, al lodo y otros imprevistos efectos del tiempo. Un desafío sólo para valientes, que tuvo todos los ingredientes para convertirse en la mejor de sus aventuras.

Unas horas después quedamos atrapados ante la belleza del atardecer y los cielos oxapampinos. Ya en la noche los ciclistas fueron presentados oficialmente al público y diversos artistas locales llegaron para hacer de la calle el gran escenario de la noche. Así comenzó la serenata, en la cual hizo su aparición el reconocido chalán del Rancho Aníbal Rufffner, que compartió con la gente notables pasos de baile sobre su caballo, expandiendo su elegancia frente a nosotros, quitándose el sombrero en señal de agradecimiento y marchándose raudo como un llanero solitario.

La fiesta continuó con danzas originarias de las comunidades Asháninkas, Yáneshas, en la que los pobladores pudieron compartir sus cantos y bailes al compás de música aborigen y también al son de la banda “Los Renaquios de Quirishary”, quienes vinieron especialmente desde Puerto Bermúdez para hacer bailar al mundo con sus flautas andinas y tambores. Se dio un encuentro muy interesante porque participaron representantes de diversos pueblos y de diferentes generaciones. Las mamachas y abuelos de esta parte de la selva se dieron un momento para hablarnos sobre la Madre Tierra, inspirándonos para respetarla siempre y cuidarla con todo nuestro amor.

A continuación cuatro parejas de jóvenes aparecieron para bailar llenos de energía y deslumbrarnos con sus mejores danzas tirolesas, representantes de la colonia austriaco alemana instalada desde hace más de 150 años en el corazón de Pozuzo. Para terminar, la banda “Caoba” de Lima nos regaló un divertido concierto tropical. Sus canciones traspasaron corazones y, acompañados de la luna, sembraron buenas vibras bajo el cielo de la selva.

Día 2: El Reto de la montaña

Iluminados bajo un sol tropical, los deportistas fosforescentes iban dándole los últimos toques a sus naves de montaña, y tomando aire puro para resistir cada minuto de este fantástico rally en medio de la naturaleza, bautizado como el “Reto de la Biosfera Oxapampa Asháninka Yánesha”.

Luego de unas vueltas de calentamiento a la plaza se formaron en línea para la partida, y tras el silbato de los jueces se dispararon rumbo a las cumbres verdes de la reserva. Salimos embalados hacia los montes para darles el encuentro en la subida y retratarlos desde las alturas. En el camino la belleza del panorama se abría ante nuestras cámaras y mientras aguardábamos la aparición de las montañeras, quedamos atrapados bajo la inmensidad de una naturaleza monumental llena de gracia.

Poco a poco los primeros corredores fueron apareciendo, venciendo el polvo gigantesco que les dejó nuestra camioneta, junto a otras adversidades que surgieron en el camino, las cuales les exigieron un alto desempeño, pues nunca se trató de una ruta cualquiera; siempre fue un rally sólo para viajeros y amantes de la aventura.

El recorrido prometió desde el primer día duras pruebas a lo largo de la carrera. Además del clima caluroso y cambiante, la competencia implicó mucha fuerza de resistencia, en especial para escalar la cuesta y enfrentarse a las peligrosas curvas a lo largo del camino.

“Es un recorrido excelente, casi parecido al reto de los misioneros en la Merced. Una ruta con paisajes que te llenan de vida para seguir. En Lima no hay eso. Sería lindo que hagan un circuito con árboles, curvas y que se centre en el público, para que los niños puedan vernos”, declaró el experimentado ciclista Tony Luis Navarro, del Team Más allá del círculo.

Para Gabriel Kirchler, uno de las voces jóvenes de “Lima Bike”, la mitad de la carrera fue una trepada bastante fuerte, de las más difíciles que hay. “Previo al descenso hay un trayecto de single track que estuvo lleno de barro, rocas, huaycos y de todo, pero uno de los tramos más lindos del circuito. La Municipalidad se ha portado muy bien, habían motos esperándonos, cerrando el tráfico, guiando, ha sido uno de los mejores circuitos que he corrido y de verdad espero que lo hagan más seguido. Desde ya el próximo año estoy acá”, apuntó Kirchler.

Y no fueron los únicos que opinaron parecido, Clemente Ircañaupa, del Club “Relámpago Bike”, señaló que la trepada también estuvo un poquito más brava de lo que pensó, pero como él dijo “toda competencia es así, siempre hay un reto más”. Para el legendario Andrés Faragoh, de “Lima Bike”, la cosa estuvo bastante dura, “más dura que el reto de los misioneros”, subrayó. Sin embargo su espíritu joven mantuvo todo bajo control y cruzó la línea de meta con los brazos en alto, como lo hacen los grandes. Pese a que llegó último, todos aplaudimos su esfuerzo, pues haber terminado el recorrido completo a los 75 años es un incomparable gesto técnico. Y a manera de celebración personal Andrés, como si el cansancio no existiera, continuó su viaje en bicicleta hacia el pueblo de Pozuzo para tomarse un día libre refugiado en la paz de la naturaleza.

Al final de la carrera la música y premiaciones no se hicieron esperar. La Asociación Peruana de Jueces de Ciclismo (APEJUC), a través de Carolina Palacios Valerio, Broni Huamaní López y  Jhoner Ángeles Rodríguez, informó que de los 28 participantes entre la categoría UCI – Profesionales, Elite/Sub 23, Juvenil, Master y Damas, que recorrieron casi 40 km, el ganador general de la prueba fue el rankeado Gustavo Orellana (Campeón Nacional del 2011 en Pachacámac) del “Team Best/ Ciclismo El Valle”, con un tiempo de 1h 26m 49s. Luego de 6 minutos se dio la partida a la categoría Promocionales, teniendo un total de 10 participantes entre Noveles, Sport Master y Damas, quienes recorrieron aproximadamente 12 km, resultando ganador Edwin Ballesteros de Huancabamba con un tiempo de 34m 12s.

Orellana subió al escenario para recibir el trofeo y recibió el reconocimiento de todos los asistentes. Así mismo, saludó la iniciativa de la organización, a cargo de Eduardo Olivares, por promover este bello deporte en un recorrido lleno de naturaleza, y en especial, por darle un espacio dedicado a los adolescentes en esta primera edición del Rally ciclístico en Oxapampa, motivándoles a participar de esta aventura. Y así, entre aplausos del público, los premios prometidos entregados por el Alcalde Ángel Flores y los besos de la Miss Oxapampa, los ganadores celebraron contentos el más reciente de sus triunfos. Sin duda alguna, una celebración completa en honor al aniversario de esta fantástica reserva natural.

La Provincia de Oxapampa

Pertenece a la Región Pasco, en la zona central del Perú. Es una Provincia Pluricultural, donde habitan pobladores nativos, Yáneshas, Asháninkas y descendientes de los colonos Austriacos y Alemanes. Fue creada el 27 de noviembre de 1944 y cuenta con una riqueza turística muy diferenciada del resto del país: la hospitalidad de su gente, su comida típica, sus bailes y su música; además cuenta con una amplia gama de atractivos naturales tales como: Cataratas, hermosos paisajes, fauna y flora silvestre, bosques naturales, entre otros. La tranquilidad y seguridad pública con que se cuenta, permite al visitante poder disfrutar de una estadía placentera y muy segura, además de tener un contacto pleno con un medio ambiente saludable y muy acogedor.

Reservas de Biosfera En El Perú

Parque Nacional Manu

Una de las áreas con más biodiversidad del mundo, alrededor de los ríos Manu y Madre de Dios. Presenta alturas desde 300 metros en la selva baja y alcanza los 3800 metros.

 

Parque Nacional Huascarán

Compuesta por paisajes alto andinos de la Cordillera Blanca, conocida como la cordillera tropical más alta del mundo. El Huascarán con 6768 metros es el pico más alto.

 

Reserva De Biosfera Noroeste

Esta reserva en el noroeste del Perú está instalada entre los departamentos de Tumbes y Piura. Incluye tres zonas protegidas: Parque Nacional Cerro de Amotape, Codo de Caza El Angolo y el Bosque Nacional de Tumbes.

 

Oxapampa – Asháninca – Yánesha

Está formada por toda la provincia de Oxapampa e incluye cuatro zonas reservadas: Parque Nacional Yanachaga-Chemillén, Reserva Comunal Yánesha, Reserva Comunal El Sira y el Bosque de Protección San Matías- San Carlos.

Hospedaje “El Trapiche”

Ubicado en el corazón de Oxapampa, este espacio es ideal para visitar todo el año, disfrutar noches estrelladas y tranquilas, con muy buena comida y excelente atención. Se sentirá como en su casa, o incluso mejor.

Contacto: Emilio Hassinger

E-mail: emiliohassinger@hotmail.com

Dirección: Jr. Mullembruck C-1

Teléfono: (063) 46-2551

Web: http://www.trapichelodge.com/

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply