You are here: Home > Cosas de viajes > Extraños en un tren y la caja de los santos óleos (Campo de Criptana, 1888) (III)

Extraños en un tren y la caja de los santos óleos (Campo de Criptana, 1888) (III)

Murder  She Said (El tren de las 4:50. George Pollock, 1961)

Murder She Said (El tren de las 4:50. George Pollock, 1961)

Y hoy terminamos esta serie dedicada a aquel fortuito encuentro en un tren entre un cura de Criptana y el periodista ateo José Nakens. Es curioso que Nakens fuera capaz de sacar tanto jugo a un acontecimiento tan banal y de tan poca importancia y de construir en torno a él una crónica que publicó, como ya dijimos, en el periódico satírico El Motín (año VIII, del 5 de abril de 1888, supl. al número 14). Dejamos ayer el tema en la fingida y cínica congoja de Nakens ante el sacrilegio que había cometido al tocar la caja de los santos óleos que el cura criptanense venía de consagrar de Ciudad Real. Para finalizar la historia, José Nakens dirige una súplica directamente al cura, que dice así:

De aquí mi dolor de corazón, de aquí mi remordimiento, y de aquí el que hoy me atreva á dirigirme á usted, diciéndole con el mayor respeto:

«Señor cura de Campo de Criptana: Suplicóle encarecidamente se digne tomarse la molestia de volver á Ciudad Real, que yo le pagaré los gastos del viaje, á que le bendigan otra vez el contenido de aquella caja. Y si, lo que el señor de cielo y tierra no permita, sacramenta usted antes de recibir ésta á algún creyente, remedie como pueda tan gravísima falta; y en el caso de que ya lo hubiese hecho y el enfermo haya fallecido, gire usted contra mí la cantidad que crea necesario emplear en misas para librar su alma de las llamas del Purgatorio, que yo la pagaré gustoso, pues nunca me negué á remediar los males que por ignorancia ó ligereza, ya que no con intención pecaminosa, causé á mis semejantes.

Complazca usted, señor cura, á este desdichado pecador, y cuente conmigo para todo lo que no sea ayudarle á colocar cajas con óleos sagrados en los coches de ferrocarril».

Siempre á sus órdenes su afectísimo y atento servidor Q. B. S. M.

JOSÉ NAKENS

No fue éste el único aguijón que El Motín lanzó contra Campo de Criptana, aunque sí fue el más elaborado y literariamente el más conseguido. Ya he ofrecido aquí algunos otros ejemplos de ello: la historia del trinitario Florentino, ex-zapatero remendón, que desde Alcázar de San Juan venía a predicar a Criptana (La historia del fraile Florentino, Campo de Criptana, 1885), las andanzas del cura contrabandista (Campo de Criptana, 1891: La historia del cura matutero) y los amoríos del cura de la Merced (Ciudad Real) en Campo de Criptana (Las aventuras de un cura libertino en Campo de Criptana, 1886).

Quién fuese el cura de Criptana lo desconocemos. Por aquellos años había varios presbíteros viviendo en la localidad; algunos de ellos figuraban entre los mayores contribuyentes. En 1878 residían en Criptana ocho presbíteros, además del párroco (véase: “Ecclesia Criptanensis”: El párroco, los presbíteros y el sacristán, Campo de Criptana, 1878). No habría cambiado mucho la situación algunos años después, cuando tuvo lugar el encuentro entre el cura criptanense y José Nakens, época en la que Campo de Criptana tenía una población que rondaba los 6.600 habitantes. A la cabeza de su grey estaba, por aquel entonces, como párroco Teodoro Espadas (Anuario del Comercio, año 1886, pág. 1025),

Claude Monet: "Tren en la nieve", 1875. Musée Marmottan Monet (París)

Claude Monet: “Tren en la nieve”, 1875. Musée Marmottan Monet (París)

Podemos finalmente aventurar en qué tren tuvo lugar el encuentro. Según El consultor del viajero, publicado por Julián Aguilar en Madrid en 1885 (pág. 50), ese año había tres trenes al día que hacían el trayecto entre Cádiz / Sevilla y Madrid, con paradas en Manzanares y en Alcázar de San Juan. El tren Correo salía de Cádiz a las 5:40 de la mañana; a las 23:07 llegaba a Manzanares y salía de esta estación a las 23:22. La llegada a Alcázar la tenía a la 1:16 de la madrugada. El tren Expreso salía de Sevilla a las 6:15 de la mañana; llegaba a Manzanares a las 4:27 de la madrugada y a Alcázar a las 6: 01. El otro tren era el Mixto, con salida de Cádiz a las 14:35, con llegada a Manzanares a las 16:29 (del día siguiente) y a Alcázar a las 18:01. Por las indicaciones que da Nakens, es decir, que el hecho tuvo lugar por la noche, lo más probable es que ocurriera en el Correo o en el Expreso.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply