You are here: Home > Cosas de viajes > El Jungfrau suizo, el ferrocarril más alto de Europa, acaba de celebrar su centenario

El Jungfrau suizo, el ferrocarril más alto de Europa, acaba de celebrar su centenario

Un centenario por todo lo alto. Y nunca mejor dicho. El Jungfrau Railway cumplió 100 años el pasado 1 de agosto. En las paredes del norte de Eiger y Mönch se encendieron 48 bengalas para mostrar la ruta del histórico tren a través de las dos montañas que acaban de cumplir diez décadas de vida.

La historia comenzó hace cien años. Los trabajadores italianos que participaron en la construcción explosionaron una enorme carga de dinamita y tuvieron éxito al atravesar el Jungfraujoch. La estación de tren de más altura de Europa se abrió oficialmente el 1 de agosto de 1912.

En 1871 se inauguró el primer ferrocarril de cremallera de Europa que recorrió el trayecto entre Vitznau y la cumbre del Rigi. Los ferrocarriles conquistaron las montañas definitivamente en 1888, cuando se inauguró el Ferrocarril de Brünig entre Alpnachstad y Brienz que facilitó la comunicación ferroviaria con la Suiza central y el Oberland Bernés. En un breve periodo se construyó un sinnúmero de líneas de alta montañas. En 1896 se inició la construcción ambiciosa de un ferrocarril al Jungfraujoch (4.158 metros), que no se acabó de completar hasta que en 1912 se inauguró suntuosamente la estación ferroviaria más alta de Europa en la Jungfraujoch (3.454 metros). Al mismo tiempo se desistió de la construcción de un ferrocarril que subiera hasta la cima.

En 1893 Adolf Guyer (ingeniero Suizo) proyectó que desde Kleine Scheidegg se podría perforar la montaña del Eiger desarrollando un túnel que llevara el ferrocarril hasta la cima del Jungfraujoch. Una empresa de difícil ejecución, tanto por las condiciones climáticas, como por la grandeza de la obra de ingeniería en sí. Durante los trabajos de calado de la montaña hubo varios accidentes mortales, pero los obreros que trabajaron en esta empresa (cerca de 300 obreros participaban 24 horas diarias en 3 turnos, 6 días por semana durante 16 años) eran los mejores pagados de todo Suiza.

El trabajo estuvo plagado de obstáculos. El primer tramo, al aire libre, fue relativamente sencillo, pero a partir de ahí fue necesario hacer continuas excavaciones. En Eigergietscher, el lugar a partir del cual se hizo necesario excavar para poder continuar, se instaló una base que era inaccesible durante los rigores del invierno, de modo que las provisiones y el material había que llevarlos en otoño. Puesto que se determinó restringir la pendiente máxima a 250 milésimas por metro, el túnel tenía que curvarse en el interior de la montaña.

Exactamente 100 años después, Jungfrau Railway ha celebrado su centenario con una gran muestra de fuegos artificiales. Se han quemado 48 bengalas durante cinco minutos en las paredes del norte de las montañas Eiger y Mönch para ilustrar la ruta tomada por el Jungfrau Railway. Los visitantes a las celebraciones del centenario siguieron el espectáculo desde debajo de la Eiger North Wall.

Durante sus cien años de historia, el Jungfrau Railway y la Jungfraujoch han desarrollado un turismo magnético. En la actualidad, unas 750.000 personas visitan cada año la estación de tren de más altura de Europa, y de esta cifra más del 60% proceden de Asia. En marzo de 2012 se abrió un tour de experiencia completo de 250 metros, ilustrando de forma artística la historia del Jungfrau Railway y el desarrollo del turismo en Suiza. El Jungfrau Railway presentará también su centenario en los Juegos Olímpicos de Londres y en la World Exhibition en Yeosu.

Los tres ferrocarriles que forman el sistema ferroviario Jungfrau pertenecen actualmente al mismo propietario, aunque el material móvil lleva aún sus distintivos particulares. La línea consta de unos 40 kilómetros de longitud y tiene su inicio en Interlaken.

43.270611
-2.951564

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply