You are here: Home > Cosas de viajes > #Día52 El acertijo de la alarma

#Día52 El acertijo de la alarma

Estamos en San Luis desde hace casi una semana. Luego de pernoctar una noche en la comisaría de un parque en Villa Mercedes, pasamos tres días descansando en un camping del Potrero de Funes. Uno de los embalses más cercanos a la capital de la provincia, famoso por su resort y el circuito de carreras que lo bordea.

Durante los primeros días se había desatado una gran tempestad. No paraba de llover. Menos mal aún teníamos previsiones de comida y agua para tal situación.

Al último día, el cielo nos sonrió y volvió a salir el sol. Lo que nos permitió hacer un asado y tomar el sol. También, hablar con gente de provincia y disfrutar con Jade del agua.

Ahora estamos en Trapiche. Una pequeña ciudad a la cual llegamos por casualidad. Pues, en principio, vinimos hacia la zona porque supimos de la existencia del embalse la Florida: que es un lugar entre sierras muy tranquilo y lindo.

Esta ciudad nos parecía un cuento de hadas. Es verde, pero tan verde como nada parecido a lo que habíamos visto hasta ahora en invierno. Esto tiene que tener un microclima. Los árboles tenían musgo y un río que bordeaba la ciudad le da un singular encanto. Lo único que extraño es que no había casi nadie en la ciudad y ningún comercio abierto, es como una ciudad para vacacionar nada más.

Lo curioso ocurrió cuando a Luna se le activo la alarma mientras manejábamos despacio para observar el lugar. Hicimos mil y un cosas para intentar apagarla pero nada funcionaba ¿cómo se apaga una alarma que no anda bien?

Luego de una hora de escándalo, Wikihow nos ayudó al sugerirnos que encontráramos la caja con los cables de la alarma (era eso o quitar el cable conectado a la batería).

Son muchos los chistes que salen cuando uno pasa por estas cosas. Y, con todo lo que nos ha pasado con Luna, reírse ha sido la más importante lección.

Acá estamos una vez más, a donde nos guíe La Luna. Hoy decidimos descansar en el embalse Florida y ver su hermoso atardecer.

Sus aguas mansas y horizonte montañoso nos han recordado el oasis de paz que estamos buscando para vivir. Mañana iremos a recorrer sus rincones con más calma.

Acá, las fotos de una perrita que una vez le tuvo miedo al agua:

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply