You are here: Home > Cosas de viajes > De las aventuras del desventurado aventurero – Prólogo

De las aventuras del desventurado aventurero – Prólogo

Y es así como todo comienza: Una aventura. Puede ser un viaje a un país lejano o puede ser simplemente ir al supermercado a comprar frutas. Qué más da, una aventura es una aventura.

Eso era lo que mantenía a Adrián cuerdo y con la constante idea de que cada vez que pudiera, saldría en una nueva y excitante aventura. No le importaba si era tan simple como ir a visitar a un amigo o tan compleja como realizar un viaje a un país inhóspito y desconocido por la mayoría de la humanidad. Todos los días se asomaba por la ventana y lo primero que veía era a las personas caminar como si fuesen títeres, marionetas de un super-humano manejándolos a su antojo. Él no tenía la más mínima intención de hacer parte de aquel macabro y despiadado juego. Su vida sería distinta cada día; sus sueños mutarían cada tanto y sus más altas motivaciones serían tan variadas, que ni siquiera él  sería capaz de describirlas.

Levantándose de la cama, con fuerza y con vigor, se miró al espejo, como si estuviera admirando a un pequeño gigante de pierda que emerge de entre las interminables y bien tupidas montañas de hojas secas que el otoño arrebata a los sabios árboles. Estaba deseoso de cambiar su realidad ese día, sin dejar que nada ni nadie consiguiera siquiera empujarlo fuera de su balance. Buscó con afán y premura un libro que hace un par de años había comprado. Ese libro tenía el nombre de todas las ciudades del mundo, con una breve descripción, tal como si se tratase de un diccionario de aventuras por descubrir. Cerró sus ojos, y contando con la compañía de la suerte, abrió el libro en una página aleatoria, suponiendo que el mundo es tan basto y grande, que no merece la pena decidir con cautela a dónde ir; es el mundo quien con cautela debe prepararse para recibir en sus tierras a todos esos extravagantes viajeros. Pasó sus ojos libremente sobre cada ciudad allí escrita, tratando de imaginar las maravillas que cada una de ellas ha de esconder tras sus rígidos y gruesos muros fronterizos. Cerró sus ojos de nuevo y dejó que la fortuna invadiera su dedo índice.

Cardoziha, tierras de feroces y vibrantes gigantes, ubicada en las estepas de las montañas del sur del país de Grahom al norte del continente de Truh. Ésta ciudad ofrece dulces frutos, un clima cálido y pocas lluvias. Tiene acceso al mar, pero sus aguas son hogar de múltiples naufragios, pues la marea cambia sin cesar diariamente.

Su viaje estaba escrito. Viajaría a Cardoziha.

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply