You are here: Home > Cosas de viajes > Buenos Aires una ciudad para conocer a pie

Buenos Aires una ciudad para conocer a pie

Siempre he dicho que Buenos Aires es una ciudad para recorrerla a pie, y es que la mejor manera de descubrir todo lo que tiene para ofrecer es adentrándose entre sus calles, en cada esquina un café o un bar donde sentarse a tomarse un café con leche con medialunas será una experiencia única cada vez.

Disfrutar de una cerveza al final del día sobre todo cuando se ha tenido unas horas de mucho estrés en el trabajo, es un placer muy fácil de lograr pues bastará con que levantes la mirada y la encuentres, ya que detrás de esa puerta habrá una “tirada” – de sifón – para ti.

Para los amantes de los libros Baires es el cielo mismo, librerías sobran – en 2015 fue declarada la capital con más librerías en el mundo, según el estudio World Cities Culture Forum 2014. Tiene 467, aunque su distribución territorial es muy desigual: en algunos barrios se concentran grandes cantidades, y en otros no hay ninguna – a esto se le suman los quioscos que están por todos lados y en el que hallarás el periódico, literatura  y revistas de todo tipo. Es común además que se ofrezcan ofertas en libros para niños o que rematen ediciones usadas de otros.

Caminar por la ciudad es un placer cuando te sorprende el atardecer y el sol se deja ver entre los edificios, cuando te sientas en el banquito de la plaza a ver la gente pasar; aquí cada quien tiene su ritmo, unos van de prisa y otros tan lento que puede llegar a desesperar. Mientras tanto si te fijas bien verás edificaciones con arquitecturas impresionantes, que a veces pasan desapercibidas.

Significa además descubrir que hay museos por doquier, algunos con entrada gratuita y otros en los que hay que pagar aunque siempre de muy bajos costos, están abiertos entre semana sin espacio para la excusa de nos visitarlos nunca.

Caminar por Buenos Aires es también descubrir las parrillas de barrio, chiquiticas y con mucha historia, de esas atendidas por su propio dueño, el que se conoce a sus clientes porque arman las tertulias cada tarde, en la mesa un choripan o un “sanguche” de bondiola, acompañado con un vasito de vino o una cerveza.

Es también entretenerse y dejar pasar las horas, es enamorarse de su esencia de esa que ha cautivado a lo largo del tiempo a grandes autores y cantantes. Caminar por Buenos Aires es volar sin alas.

¡No olvides compartirla!

Gracias :)

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply