Las mareas en Panamá

Si hay algo que sorprende a los viajeros que visitan Panamá es la contundencia de sus mareas; en especial, a quienes desconocen lo drástico que pueden ser sus cambios. En países del Caribe, como Venezuela o Colombia, las variaciones de las mareas son casi imperceptibles (no llegan a un metro); por eso, presenciar como se retiran las aguas de los muelles panameños, dejando yates, botes y veleros estacionados en playas de arena o fango resulta toda una curiosidad. Una excusa para hacer una pausa, tomar fotografías y admirar el poder de la naturaleza.

Las mareas agregan valor a las fabulosas vistas que ofrece un amanecer o un atardecer en Panamá. El sigiloso actuar de las aguas, modificando constantemente el paisaje, es para algunos turistas una oportunidad única de apreciar la fuerza de la luna y el sol sobre el mar.

Los bajamares, como se conoce el punto más bajo de la marea,  se ubican en Panamá entre 4 y 5 metros, lo que ocasiona que al retirarse las aguas queden al descubierto grandes extensiones de arena; mientras que durante el pleamar (cuando sube la marea) desaparecen playas completas.  Es curioso como en pocas horas las embarcaciones del Club de Naútico del Hotel Miramar en la Avenida Balboa o los barcos de los pescadores frente al Mercado del Marisco, flotan majestuosos o se entierran en la arena varias veces al día, como consecuencia de este fenómeno que tiene lugar cuatro veces en 24 horas (2 bajamares y dos pleamares).

Históricamente la vida en Panamá ha estado condicionada por las mareas. Desde hace siglos los viajeros que llegaban a Panamá lo hacían en marea alta; los periódicos publican las tablas de mareas, como un servicio informativo fundamental para la vida económica del país desde hace más de siglo y medio siglo.

Escritores como Ernesto Endara, Don Neco, mencionan con fascinación los pleamares y bajamares de Panamá en sus obras ; según Rodrigo Miró, en su obra “La Literatura Panameña”, publicada en San José en 1972, el gran poeta Rubén Darío quien visitó dos veces a Panamá en 1892 dedicó un poema a la marea.

La marea

“Una tristeza flota en la costa extensa y solitaria cuando baja la marea.
El agua de la bahía panameña se retira a largo trecho.
Los muelles aparecen alzados sobre sus cien flacas piernas de madera.
La playa está cubierta de un lodo bituminoso y salino, donde resaltan piedras deslavadas y aglomeradas conchas de ostra.
Las embarcaciones, quietas, echadas sobre un costado o con las quillas hundidas en el fango, parece que aguardan la creciente que ha de sacarles de la parálisis.
A lo lejos, un cayuco negro semeja un largo y raro carapacho; sobre una gran canoa está recogida y apretada entre cuerdas la gavia.
Agrupados, como una quieta banda de cetáceos, rojos y oscuros, dormitan los grandes lanchones.
Un marinero ronca en su chalupa. Las baladras ágiles aguardan la hora del viento.
Los boteros chumecas arreglan sus botes y sus pangas chatas.
A la orilla del mar, los pantalones arremangados sobre la rodilla, un chileno robusto canta una zamacueca.
Empieza a oírse el apagado y suave rumor del agua que viene.
Suena el aire a la sordina. La primera barca, que ha recibido la caricia de la ola, cabecea, se despierta, vuelve a agitarse, curada de la nostalgia del movimiento.
De allá, de donde viven los chinos pescadores, sale al viento, la vela radiante, un junco ligero.
Cual se viniese desenrollando una enorme tela gris, avanza la marea, trayendo a la playa su ruido de espumas y sus convulsivas agitaciones.
El vagido del mar aumenta, y se oye semejante al de un río en la floresta.
Es un vagido continuado, en un tono opaco, tan solamente cambiado por el desgarramiento sedoso y cristalino y de la ola que se deshace….”
Fragmento de poema de Ruben Darío tomado de texto de Stanley Heckadon-Moreno

Imposible permanecer indiferente a las mareas panameñas.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Irán: Una maravilla por descubrir

Nuestros queridos amigos Montse Prats, Jordi Rillo y Sonia del Campo viajaron el pasado 2 de agosto a Irán con la ruta Persia Mágica de 15 días y nos han hecho llegar sus impresiones de esta experiencia.
¡Muchas gracias queridos amigos!
“Este verano hemos viajado a Irán del 2 al 16 de agosto. Ya nos habían explicado algunos amigos que lo habían visitado anteriormente que era increíble por su patrimonio y por su gente, pero la realidad ha superado con creces las expectativas. 
A nivel histórico y arquitectónico, nos han impresionado, como no, los vestigios de Persépolis o Pasargada, pero también la mágica Yazd, ciudad del desierto con sus badgires y sus depósitos de agua subterráneos, la mítica Ispahan, con sus mezquitas, mercados y la plaza más maravillosa del mundo, la bulliciosa Teherán, la universitaria y culta Shiraz… 
Ahora bien, quién se espere un país musulmán lleno de vendedores que te acosan con sus productos, o un país radicalizado y atrasado se va a llevar una gran sorpresa: la amabilidad y educación de sus gentes es sorprendente, los niños saludan al viajero con sus cuatro frases en inglés aprendidas en el colegio, jóvenes y algunos adultos se acercan y conversan contigo con ganas de conocer y aprender de otras culturas…
Cuando llega la noche, familias enteras estiran sus alfombras en los parques, plazas y jardines y cenan en armonía y en voz baja, en nada parecido al bullicio atronador de nuestras ciudades. 
En fin, un viaje absolutamente recomendable para todos aquellos abiertos a disfrutar de una sociedad compleja, pero encantadora y abierta. 
Aprovechamos para agradecer a Oriente Viajes su gran profesionalidad y mejor atención.
Dedicamos una mención especial a Mahsa, nuestra guía, siempre predispuesta a atender a las numerosísimas preguntas que le hacíamos y a facilitarnos el día a día. Gracias, Mahsa, de todo corazón. 
Sonia, Jordi y Montse.”
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Valle del Cauca, Colombia… el destino de moda! @laprofedeturismo

¿Conoces el Valle del Cauca?
Pronto encontrarás mis reseñas de viaje de este bello departamento de Colombia!
Hablaré de:
Gastronomía
Cultura
Destinos emergentes
Actividades turísticas
Los mejores sitios para visitar
Y reportajes especiales de los mejores hoteles y restaurantes
Cada reseña aportará al desarrollo sostenible del turismo, ofertas de valor y diferenciadores… Vamos a aprender!!!
Los espero!

Para acceder a las reseñas ingresa el código #laprofedeturismo

@laprofedeturismo Quiero invitarlos a que me sigan en el resto de mis comunidades. Todo esto es pasión al

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Sintra – Aveiro – Évora ¿Dónde dormir?

En este post te contaremos nuestras experiencias hoteleras en las tres ciudades que visitamos este pasado verano en Portugal: Évora, Sintra y Aveiro.

SINTRA – SPH – Sintra Pine House

SPN - Habitación doble

SPN – Habitación doble

Dirección: Estrada do Algueirão, 141 B, 2725-023 Sintra, Portugal

Precio: Habitación doble en casa compartida, con desayuno incluido: 49€ la noche

Nota: Excelente. El mejor alojamiento de este viaje.

La Sintra Pine House es una casa situada a 7 km. del casco antiguo de la ciudad. Hay hasta el centro, unos 12 minutos de coche por la A16. Es ideal si viajas con coche propio pues tiene plazas de aparcamiento cruzando la calle y, si lo deseas, los dueños te permiten meter el vehículo dentro de la finca.

Es una casa tradicional portuguesa, regentada por una pareja joven que la ha reformado y acondicionado como alojamiento. Tiene dos habitaciones, un baño, una cocina y una pequeña sala de lectura. Hay que decir que han tenido en cuenta todos los detalles, que todo está sumamente cuidado y puesto con un gusto exquisito, desde la ropa de cama o la vajilla hasta el más ínfimo pormenor, como los adornos del baño o las agarraderas de las cortinas. La limpieza es excepcional. Cada recinto nos lo encontramos impecable y perfumado. Parecía que estábamos estrenando la casa. En el jardín hay una zona acondicionada tipo chill out con sillones y velas, y hasta tienen un área de juegos para niños.

En la cocina hay todo lo necesario para preparar tu propia comida; además, nos proporcionaron café, infusiones, azúcar, aceite… ¡hasta nos encontramos con que había leche de soja en la nevera! ¡¡HURRA!! ¡Arriba las leches vegetales!

Y eso no es todo, por la mañana temprano, nos dejaban en la puerta del fondo una cesta con pan caliente para el desayuno y, como detalle especial, unos Pasteis de Belém, típicos de la zona.

En resumen, tuvimos una estancia inmejorable y si volviéramos a Sintra escogeríamos sin dudar el mismo alojamiento.

AVEIRO – Old Évora Hostel

Old Évora Hostel

Dirección: Rua Serpa Pinto 68 / 7000-537 Evora – Portugal

Precio: Habitación doble, desayuno incluido: 25€ la noche

Nota: Suspenso (y vamos a argumentar bien esta valoración)

El Old Évora Hostel está a 4 minutos andando de la Plaza de Giraldo, por lo tanto su ubicación es excelente. Aunque en la reserva ponía que contaba con parking gratuito, nos encontramos allí que el aparcamiento era en la calle y de pago, pues toda la zona es de estacionamiento regulado. No obstante, el gerente nos aseguró que podíamos aparcar sin pagar ya que a los coches de los turistas no se los controlaba. Como te puedes imaginar nos pareció mucho arriesgar, así que acabamos pagando por aparcar. Este es para nosotros un punto muy negativo pues creemos que la información proporcionada es engañosa.

Al hacer el check-in  se nos comunicó que tenían problemas para alojarnos en el mismo hostel y nos ofrecieron una casa compartida que tienen en la calle de los Mercadores a 3 minutos andando. Nos la enseñaron y aunque la habitación nos pareció muy básica y bastante vieja decidimos aceptar sin poner muchas pegas pues al fin y al cabo solo queríamos un lugar donde descansar y punto.

La calle de nuestro alojamiento

La calle de nuestro alojamiento. No tiene pérdida.

Hay que decir que la habitación era grande, la ropa de cama que nos proporcionaron estaba limpia y la señal de wifi era excelente.

Pero la cosa se complicó cuando necesitamos usar las zonas comunes. Tanto la cocina como el baño estaban en muy malas condiciones. No solo viejos y descuidados sino muy desordenados y sucios. La cocina no la usamos para nada pues no era nuestra idea cocinar en el hotel, pero el baño… ahí la cosa se puso seria. Se suponía que compartíamos la casa con unas chicas, estudiantes brasileñas, según el gerente. Pero hay que decir que en el baño había ropa sucia por todos lados, incluidos calzoncillos. :(

A la gente que allí se alojaba no la vimos en los dos días pero tanto el aseo como las duchas estaban hechas un verdadero asco.

A la mañana siguiente, subimos hasta el Old Evora Hostel a desayunar. El desayuno que teníamos incluido se servía allí, en una cocina moderna e impecable, una sala común muy cuidada, incluso podías tomarlo en un patio pequeño pero agradable. Nada que ver con el lugar donde nos hospedábamos nosotros.

Patio del Old Évora Hostel

Patio del Old Évora Hostel

Así que nos dirigimos al gerente y le comentamos que nunca en nuestra vida habíamos visto unos baños tan sucios como aquellos, que hasta había papel higiénico por el suelo y que así no nos podíamos asear en condiciones. Tenemos que decir que se disculpó un millón de veces y que al mediodía, cuando volvimos a descansar un rato en la habitación, toda la casa olía a lejía y los baños estaban limpísimos.

Aun así, lamentándolo mucho, nos quedamos con la fea impresión de que se nos cambió de un bonito hostel a una casa vieja y mugrienta. Quizás si nos hubieran alojado en la habitación que en principio habíamos reservado, podríamos recomendarlo, pero no es el caso, así que la nota es un suspenso.

AVEIRO – Ponto de abrigo

Ponto de abrigo

Dirección: Largo da Apresentação, Aveiro, 3800-106 Aveiro, Portugal, Portugal

Precio: Habitación doble con baño compartido, desayuno no incluido: 45€ la noche

Nota: Notable.

El Ponto de Abrigo está ubicado en una calle peatonal del casco antiguo de Aveiro, muy cerca de la ría; a 3 minutos andando del Mercado de Peixe y a 7 de la Catedral.

Ocupa un edificio antiguo restaurado, muy bien acondicionado y limpio, cosa que se agradece cuando el baño es compartido.  Está decorado con motivos pesqueros muy típicos de la zona. Es sencillo pero se nota el buen gusto en los detalles. La habitación pequeña, sin ventanas y sin armarios pero la cama era muy cómoda. Tiene cocina y una sala de estar con televisión. En dicha sala hay cafetera y licores típicos de la zona a disposición de los huéspedes.

Ponto de abrigo - Cocina

Atentos a la nevera XD

El personal sumamente amable. La chica que nos atendió el primer día ejerció casi de guía turístico pues nos contó un poco de la historia y la cultura de la ciudad, nos recomendó lugares a visitar, sitios donde comer, más caros y más baratos, y hasta nos indicó la dirección de un supermercado por si queríamos comprar allí y cocinarnos en el hotel.

Si hemos de citar algún inconveniente sería la hora del check-in, pues no abren la recepción hasta las 18:00 horas; según nos explicó la recepcionista, se debe a cuestiones organizativas.  De hecho, solamente están de 18:00 a 20:00 horas y si necesitas contactar con ellos deberás hacerlo por teléfono.

Descontando este detalle, hemos de decir que estuvimos cómodos y que no podríamos poner ni una objeción en cuanto a limpieza, confort ni atención del personal. La relación calidad precio es, por tanto, excelente.

¿Volveríamos? ¡¡SIN DUDA!!

 

 

 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS