de prisa

aP1050443

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Los Buscadores.-

“Los auténticos buscadores no podemos aceptar doctrina alguna….

y el amor, es la cosa más importante que existe.”

(“Shidartta” – Herman Hesse.)

¿Qué sería de los viajes sin las personas que conocemos en el camino?; ¿Existirían realmente historias que merecen ser contadas sin ese contacto, sin esa afinidad, sin ese sentimiento que se da cuando dos viajeros se encuentran?

Mi último viaje, dejó claro que un camino es realmente maravilloso si es compartido. Puede ser compartido en una charla de tren, en un té caliente en un refugio de montaña, en una duda sobre como llegar a tal lugar, y hasta en una mirada que se comparte al pasar. Mi viaje por la apasionante Asia, no sería lo que fue en mi alma si no fuera por las personas que conocí en esas tierras. Este escrito busca agradecer para toda la vida a esos buscadores que conocí en el camino, que me brindaron charlas de apoyo, de las mismas dudas, que me dieron el abrazo que no podía darme mi madre, que me dieron el “Sí, se puede.”, que me agarraron fuerte de la mano para que no me cayera al vacío en el medio del Annapurnas-Himalaya.

Este escrito quiere llegar a todos esos -Buscadores- que creemos aún que existe otra manera de vivir, de entender las cosas, de ser con el otro…


PELADOEl primer buscador se llamó para mí, “El Pelado”, Argentino, lo conocí en el aeropuerto de Varanasi, parecía reconfortado al escuchar español, y no cualquier español, sino el Argento. El pelado se aferró a nosotros y nosotros a él, creo que todos teníamos el mismo miedo y alegría de haber llegado a la India, y a veces en estos lugares se necesita más apoyo y contención de la normal, él viajaba solo, pero no llegó a estarlo. Con él nos acompañamos por toda la India, de distintas maneras aprendimos el uno del otro, nos reímos, nos ayudamos, y tratamos de poner en palabras todas esas nuevas sensaciones que la India nos hizo sentir. Hubo varias situaciones en que supimos como ayudarnos, cubrirnos de todo lo que pasaba al rededor, cuidarnos.  Él, al igual que yo, no sabía qué iba a buscar a esas tierras tan lejanas de “casa”, ni que esperaba de ella, pero como todo buscador, se mostró aventurero, abierto, y perceptivo a todo la magia que nos rodeó todo ese tiempo. Pero creo que como yo, nunca volverá a ser el mismo, por suerte, nunca volvimos.


Los próximos buscadores son de España, se llaman Ursula y Oscar, o mejor “Bebé-Gordo-Chino”/”Eckeko” y “El Abuelito”/”La princesa”; Es el día de hoy que aún siento que fue por y para ellos que fuimos a China, fueron lo más hermoso y puro que nos dejo ese lugar. Los conocimos en la excursión que iba a la Muralla China, a la parte sin restaurar conocida como “Jinshanling”; con ellos fue instantáneo, después de un “Hablan español?!” siguió una charla interminable en la que no dejamos dormir a nadie del autobús, conversamos de nuestros países, de su situación política, de los viajes, de vivir de viaje, de los lugares increíbles a los que habían ido, etc. De nuevo, en ellos reconocí auténticos buscadores. Pasamos juntos un año 11044640_10206299432550794_6439164519305486674_nnuevo en Beijing que será noticia para mis nietos, compartimos un autentico pato chino que quedó en la memoria, y como si fuera poco, se dio la conocida “Solidaridad Viajera”, y los últimos días de nuestros tres meses de viaje, “El Abuelito” nos dio su hogar como si fuera el nuestro, nos hizo sentir como llegar a casa, nos dio espacio, comida, cariño y atención. “La Eckeko” no se quedó atrás, y se reservó esos tres días completos para nosotros, nos acompaño en tramites, nos sacó a pasear por Toledo, nos regaló sus mil sonrisas y su eterna buena predisposición. Y el final, como para cerrar la increíble travesía que vivimos esos tres meses, “El Abuelito” demostrando no ser nada abuelito, nos llevó a un cerro Madrileño a hacer Snowboard, terminamos el viaje flotando en la nieve, flotando en las montañas, flotando de alegría. A ellos les dedicó una parte de mi corazón para siempre, por ser el claro ejemplo, de viajeros solidarios, alegres, positivos, y emprendedores. Orgullosa y tan feliz me siento, de contar con ustedes.


“Si quieres llegar rápido, ve solo.

Si quieres llegar lejos, hazlo acompañado.” (Proverbio Africano)


Llega Córdoba a la historia, “LA Eloisa”; la conocimos por un grupo de Facebook en donde viajeros de todo el mundo intercambian todo tipo de información. Ella andaba por Nepal sola, pero siempre buscadora quería hacerse un trekking por el Annapurnas/Himalaya, buscaba compañía, porqué sino como dije antes, una experiencia no sería tan completa. Nos IMG_2695contactamos, nos encontramos, y nos preparamos, para una de las experiencias de mayor aprendizaje y crecimiento que creo hemos vivido. Por ende “La Elo”, nunca pasará por mi vida como un vago recuerdo, siempre será esa compañía que estuvo ahí, viviendo conmigo la majestuosidad de la madre naturaleza, de la tierra, de la vida, la fidelidad de nuestro cuerpo y la fuerza que poseemos de la que no somos tan conscientes. Además fue por ella, y por su mano que me sostuvo con fuerza, que no me rompí en pedazos la cara y mis dientes, las montañas a veces son bastante resbaladizas, y más en época de deshielo. Elo pasó por mi vida en una semana, pero se quedará en ella, para siempre. Ella confirma la idea, de que los amigos viajeros, siempre tendrán un amor distinto, siempre serán una idea alta, por y gracias a ellos también jamás seremos los mismos.


El próximo es un nuevo buscador, lo conocimos en su inicio, viajaba solo y casi sin planes, tenia un mes para conocer la hermosa Tailandia, se llama Mauro y tiene 22 años. Lo conocimos el primer día que llegamos a Bangkok, él al igual que DCIM100GOPROG0040054.nosotros estaba perdido buscando alojamiento, y sin saberlo quizás, entendió que cuando los viajeros se encuentran y algo necesitan, lo mejor es unirse, y hacer juntos la fuerza. Así que juntos arrancamos, y así seguimos, hasta la despedida en Koh Tao. Muy abierto al camino y a lo que sucede cuando se viaja, Mauro se nos unió en el curso de buceo, como de “la galera” decidió vivir esta increíble experiencia de meterse en un nuevo mundo, el acuático. Fue como nuestro hijo, así lo sentía, joven, inocente, con muchos interrogantes, abierto a escuchar y aprender de todo lo que lo rodeaba, así, siendo un viajero, con el deseo de no parar de viajar nunca. Sé Mauro, que serás un autentico buscador siempre. No te apures, que esto recién comienza.


Hasta que llegaron ellos, la “Pareja” así nos llamaban también a nosotros. Isabel y Eddy, Españoles, concretando la idea de que los sueños son para vivirlos y no para soñarlos. Fue en Tailandia, en la isla de la tortuga mejor conocida como Koh Tao, para mi es la isla de los amigos, porque de allí me llevé un gran grupo de personas con las que contaré siempre. La pareja llegó a nosotros en un atardecer, en una playa que no casualmente, se llamaba “Freedom Beach” (Playa Libertad). Yo estaba en un bar a altura, estudiando para mi curso de “Open Water” de Buceo; a lo lejos, en la orilla, podía ver a una hermosa mujer y a su chico a contra luz, mientras que un fotógrafo les sacaba fotos. En un principio pensé que era una luna de miel, y que estaban sacándose fotos para recordar, pero me parecía tan raro, eran tan jóvenes, hermosos, libres, y esas características para mi, no suelen ir de la mano con la institución del matrimonio, por ende, mucho no me cerraba la idea. DCIM103GOPROGOPR3810.Seguí estudiando hasta que llegaron al bar, a hacerse unas fotos desde la altura con el hermoso atardecer que el cielo nos regalaba. No recuerdo como, pero terminamos hablando, conociéndonos, nos explicaron que eran estudiantes de buceo, el fotógrafo fue alumno de ellos (Nacho, otra gran persona para recordar.), y les pidió sacarles una serie de fotos para promocionar su trabajo. Terminamos en ronda, compartiendo cervezas, y charlando de la vida en una isla. Por esta pareja, volvimos a Koh Tao, dejando atrás muchos lugares que podríamos haber conocido de Tailandia, pero algo siempre nos atrajo, una vez recuerdo que Eddy nos dijo que sentía que eramos como ellos, que era como verse reflejado hace unos años, perdido, buscando, soñando alto; y que tenía esa necesidad de tratar de ayudarnos y hacernos parte. Ellos fueron los que más repitieron la frase de “Sí se puede”, y “El mundo es tan chico o tan grande, como TÚ lo hagas.” En ellos dejamos dos compañeros, dos buscadores, viajeros de la vida misma, amantes de la tierra, escapistas de “lo que se debe hacer”, fueron las dos personas más coherentes que conocí en mi vida. Ha por los sueños compañeros! Y que nadie nunca nos pare. Como el universo nos junto en una isla remota, sé que nos volveremos a encontrar en otra parte del mundo en el transcurso de nuestra apasionante y tan vivida, vida.


“Felices los que eligen, los que aceptan ser elegidos,los hermosos héroes,

los hermosos santos, los escapistas perfectos.” 

(“Rayuela” – Julio Cortázar)


Por último, no puedo dejar de recordar un lugar, un lugar que de tan espacial unió personas de todo el mundo, en donde la solidaridad y buena energía se respiraba. Era una Bar, un Bar sin nombre, que para mi siempre será el “Bar de Yun y Simone”. Fue en Ko Lipe, que se encuentra en la costa de Andamán, la más hermosa isla que vi en mi vida, la perfección a los ojos, el paraíso en la tierra, sí, existe. Esta Isla Esta isla es de las mas costosas para el viajero, por ser tan hermosa y tan lejana solo llegan unos pocos, los turistas con dinero y los expulsados del mundo, del que conocemos. El Bar fue el primer lugar al que l10984920_10204131986001666_91717154_n (1)legamos, no conseguíamos alojamiento era todo demasiado caro, Simone y Yun nos ayudaron desde el primer momento. A partir de esa noche en la que recibimos su atención y su ayuda desinteresada, fuimos cada noche de nuestra estadía a ese Bar. Vimos Muay Thai con Yun y Mi, el domingo, cocinamos tortilla de papas con arroz y verduras, unos italianos amigos del bar también cocinaron pescado a la parrilla, Simone hizo una fiesta con barbacoa, otros españoles hicieron paellas, cada uno dio algo de sí, como para dejar algo suyo en ese lugar tan perfecto, que te había dado tanto. Este bar quedaba en el centro de la isla, por ende casi ningún turista llegaba, la gente que en esa barra se sentaba eran locales, personas que vivían ahí, que trabajaban ahí. Allí conocimos también a “José y Lola” una pareja de Ibiza, que tenían un hotel hermoso en la isla, ellos como nosotros desde chicos soñaban con vivir así, en un paraíso terrenal, José una noche se me acercó y me dijo algo así como “Jazmín, eres muy joven, y ya estáis aquí, sabiendo que hay otra manera de vivir, que no es la que nos enseñan desde niños. Quédate tranquila, tienes tiempo para concretar tus sueños.” Para mi esa frase fue clara, relajarme, que lo importante, ya lo sabía. Ese bar fue otra de las experiencias más hermosas que viví, y otra del porqué este viaje a Asia fue tan completo y enriquecedor. Sé que volveré un día a Ko Lipe, sé que ellos seguirán allí, manteniendo la idea firme de vivir en paz, tranquilidad y armonía con todo.


Espero que este escrito este a la altura de lo que estas personas me hicieron y hacen sentir. Espero que les acerque, la belleza de la compañía, de lo compartido, de la unión de los que buscamos. Nunca sabré ¿Qué es lo que buscamos? pero creo que ese no es el punto, el punto es buscar, es no conformarse, es el movimiento, es la calma, es vivir sorprendidos, aprendiendo, absorbiéndolo todo.

Agradeceré toda mi vida el haberlos conocido a cada uno de ustedes y a su solidaridad viajera. Escapistas perfectos, no dejemos de escapar nunca. Auténticos buscadores, no dejemos de buscarnos nunca. Héroes, soñadores, mantengámonos en movimiento. Sabiendo siempre, confirmandolo cada día, enseñándolo a otros viajeros, a otras personas, trasmitiendo que… el amor, es lo más importante que existe. Y aunque suene obvio… que la VIDA es para VIVIRLA.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Sensaciones de Vagabunda

El polvo que entraba por la ventanilla se pegaba en mi cuerpo sudado, el calor se había tornado insoportable, no había forma de que el sol dejara de meterse a través del vidrio. Hacía más de 10 horas que viajaba en ese micro, la bocina, literalmente, había estado sonando durante toda la noche. Ilusamente había creído que viajando en un “Sleeper” (camas) iba a poder descansar tranquilamente, muy lejos de ello, mi cuerpo saltaba siguiendo el movimiento brusco de los pozos de la calle, y cada tanto golpeaba mi cabeza con el techo del autobús.

Hacía 3 días que estaba viajando, en diferentes medios de transporte, y aun me quedaba un día más de movimiento, quería llegar desde el norte de India, desde los Himalayas en Pelling, hasta el sur, a la playa en Puri. Viajar durante varios días seguidos significa, entre otras cosas, no tener una cama para dormir, ni una ducha, ni una cocina. Esos días yo me vuelvo vagabunda: me quedo sentada por largas horas en las calles de las ciudades, entremedio del caos y la mugre; como con la mano, en puestos callejeros, de esos que hasta tienen moscas entre los alimentos y que usan el papel de diario como plato. Esos días de vagabundear camino sin rumbo fijo, sólo para esperar que el tiempo pase, observando la vida en las calles de la ciudad, cargando constantemente mi mochila, por todos lados.

Así me encontraba en ese autobús: sin haber dormido bien por 3 días y con la mugre de las ciudades acumulada en mi cuerpo. El viaje se retrasaba cada vez más por el tráfico atascado en los alrededores de Kolcata (Calcuta). El sol golpeando inevitablemente desde afuera era irritante, el calor pesado, mi sudor, mi suciedad, mi cabeza golpeándose con el techo, el estómago revuelto por los movimientos bruscos, el sonido constante de la bocina del micro y las provenientes desde afuera generando un punzante dolor en la frente, el olor a basura, la incomodidad de no encontrar una forma para sentarme…Todo era sumamente inaguantable, sentía que iba a estallar…Hasta que de repente, algo comenzó: una sensación de adrenalina recorrió todo mi cuerpo, me dieron ganas de gritar, saqué la cabeza por la ventanilla, sentí el aire denso, el hedor… pero ahora todo pasaba a ser una sensación increíblemente bella, de libertad…Ese día crucé un umbral, lo horrendo del cuerpo pasó a dejar de existir, lo material trascendió, y todo aquello que parecía insoportable se transformó…¿Cómo explicar que amé esa mugre, ese sudor pegajoso y hediondo, esa tierra entrando por la ventanilla y cegando mis ojos, ese sonido de bocina interminable, ese movimiento irregular y brusco de mi cuerpo saltando en el asiento? No fue algo sobrenatural, todo lo contrario, fue una sensación sumamente terrenal, corporal, material…

No lo busqué, sólo sucedió…

[“Sensaciones de Vagabunda”-Diario de un viaje por India. Octubre 2014]

Uno de esos días de caminatas interminables por la ciudad...

Uno de esos días de caminatas interminables por la ciudad…

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

El primer ciclo del Viaje la Ruta de la Seda en China 2015 se ha cumplido.

Tenemos un gran grupo de viajeros y los tiquetes aéreos.

Buda Leshan (1)

Buda en Leshan

Aún pueden inscribirse, quienes quieran hacer el viaje y han estado demorados en tomar decisiones. Los esperamos hasta el 15 de abril. No podemos garantizar los precios actuales, pero colaboraremos en la obtención del tiquete. Lo demás queda igual.

Ahora a preparar el cuerpo y el espíritu para disfrutar esta experiencia humana y cultural inigualable.

Bienvenidos.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS