#Día41 -Bajále un cambio-

Hace una semana que estamos en Río Cuarto, una ciudad al sur de Córdoba. Según nuestros planes estaríamos ya en la Patagonia Argentina. Pero, no. Ni Luna, ni nuestros cansados cuerpos quisieron seguir en la ruta. Esto es lo que tiene viajar muy rápido. 

Luego de una semana de estar rodando entre una ciudad a otra, tu cuerpo ya no da para más y empieza a contracturarse. Luna lo sufre igual. Ya no tiene la misma potencia y se recalienta a cada rato. Son muchos estímulos para todos, en poco tiempo. 

Entonces, decidimos alojarnos en el camping municipal de la ciudad para renovar energías, tomar una ducha y comer algo caliente. Al principio, pensamos que solo necesitaríamos una noche para reponernos, pero, ya llevamos seis acá. 

Entendimos que los dolores corporales iban más allá de "no hacer estiramientos". Y que si Jade llevaba tres días durmiendo de corrido no era por estar deprimida sino que necesitaba descansar.

Aparte, sabíamos que necesitábamos hallar un mecánico para Luna ¿Adivinen que le fallaba? Un problema con el chicle de baja del carburador le dificultaba mantenerse encendida en nafta. Al parecer todos tenemos problemas con nuestra principal fuente de energía. 

Recién ayer nos dimos cuenta que por primera vez, desde que salimos de la capital, también estamos descansando totalmente.

No haciendo nada de nada. No pensando. No decidiendo. Solo descansando.

Nos tocó aplicar la famosa frase argentina -bajále un cambio- o lo que sería un -bájale dos-, en Venezuela. 

Y, por sincronía -de esas cosas que solo a Luna y a Jade le pasan- resultó que uno de los visitantes del camping era mecánico.

 ¡Vaya! Ese genio resultó ser Gustavo. Quien es una de las personas que más cariño le ha puesto a Luna. El hombre nos desarmó cada pieza necesaria del motor y las conexiones necesarias del tanque de nafta para identificar la falla. También, sin pedírselo, nos informó y arregló otros detalles menores de los que no teníamos ni idea. Y, culminó el día arreglando la radio original que tenía Luna pero no estaba conectada. 

Esta memorable tarde llena de anécdotas ha sido un bálsamo para el alma.

Él nos ha contado todos los viajes que ha hecho por el país. Nos ha narrado, en pequeñas historias, su vida. También nos ha enseñado un poco de mecánica, con la mayor pedagogía posible. Además, nos hizo un rico asado argentino mientras trabajaba y nos dio un par de trucos del mismo. 

¡Gracias, Gus! Nuestros viajes serán más entretenidos ahora. Cada tanto te recordaremos con algún fondo musical patrocinado por ti. Luna quedó más diosa que antes. Ya no le vamos a tener miedo a echarle mano si algo vuelve a fallarle. Y, tus mensajes de paciencia y disciplina trataremos de aplicarlos en nuestra vida. 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Marketing para volar

La gran competencia que existe entre las aerolíneas, provoca que día a día se vayan implementando nuevas estrategias para poder cautivar y mantener a los clientes, fieles a ellas.

El servicio a clientes es un factor primordial para que una aerolínea tenga una imagen positiva o negativa, esto motiva a que las compañías busquen más y mejores formas de innovar y colocarse como las preferidas.

Es por ello que aquí te mostramos algunas acciones creativas, por parte de las aerolíneas que cautivaron a los pasajeros.

Air France

Realizó una acción de marketing, en la que ofrecían a sus clientes la oportunidad de ver o terminar de ver la película que se proyectó en el avión, después del aterrizaje, en cualquier dispositivo, gracias a un código de regalo.

La promoción Cinema to Go fue una campaña ideada, en conmemoración  a la sociedad de la aerolínea con el Festival de Cine de Cannes, las películas que estuvieron disponible eran producciones que ganaron algún premio en el festival.

JetBlue

Una campaña de JetBlue llamada #NYC Takeoff, motivaba a los neoyorquinos a robar los anuncios para ganarse un pasaje de avión, fue compartida en la plataforma de vídeos de Google, aunque ésta no tuvo tanto alcance como el ejemplo anterior.

Estas tres acciones ingeniosas de marketing, ayudaron mucho a esta aerolínea, para lograr una mayor  fidelización con sus clientes y continuar en la competencia.

Icelandair

Esta aerolínea, al pertenecer a un país exótico, explotó su clima ofreciendo a los clientes que reservaron un vuelo, la oportunidad de contar con un guía turístico especializado, para mostrarles Islandia de una forma especial.

La campaña tuvo varios spots, que fueron compartidos en YouTube, con más de un millón de visitas.

@38consumer

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Caracas vista por nuestros artistas

Caracas, cuna de El Libertador y reina del Warairarepano, cumple 450 años y la Galería de Arte Nacional de la Fundación Museos Nacionales lo celebra proponiendo una lectura visual de la ciudad a través de una selección de obras de artistas presentes en nuestra colección.

En Caracas vista por nuestros artistas, el público podrá descubrir facetas de la capital desde 1836 hasta 1998, con la perspectiva de la pintura y la fotografía captada por genios de la imagen que encontraron la musa en esta ciudad de eterna primavera.

Vale la pena detenerse y disfrutar de Caracas vista por nuestros artistas.

Jean-Baptiste Louis Gros-1

 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Un paseo por Zaanse Schans (Holanda), el barrio de los molinos de viento

Zaans Schans es una barrio de Zaandam, cerca de Zaandijk en los Países Bajos (popularmente y mal llamado Holanda). Podés sumergirte en el siglo XVI y XVII y solo se encuentra a 20 kilómetros de Amsterdam. Las opciones para llegar allí son: tomando un tren (7€ ida y vuelta) o un autobús (ambos desde la Estación Central) o también puedes ir con un tour, donde generalmente incluyen una o dos ciudades más en el recorrido. En mi caso decidí ir sola por mi cuenta en tren, así que me dirigí a la Estación, compré mi ticket y subí al tren. Una vez allí debés bajarte en la 4ta parada que es “Zaandijk – Zaans Schans“, son más o menos 20 minutos.

IMG_1905

Cuando llegás, debés caminar en dirección al pueblo hasta la zona de los molinos (son más o menos 10 minutos a pie). Seguramente no serás el único llegando para verlos, así que no te perderás. Solo es cuestión de adentrarse al pueblo derecho y en un momento (más o menos luego de 5 cuadras) tenés que doblar a la izquierda cuando veas un inmenso monstruo con aspas (es casi imposible no verlo). Una vez que estés enfrente de tremendo gigante, tendrás que ir hacia la derecha y  atravesar el puente levadizo donde tendrás una hermosa vista de los molinos a lo lejos.

Entrar al barrio es como sumergirte en un ciudad de antaño, con sus casitas típicas pintadas de verde, sin dudas no te cansarás de hacer fotos. Hay cinco molinos (principales) en los cuales puedes entrar para ver cómo funcionan por dentro, cuesta 4€. Si decides entrar a uno, recomiendo que sea uno de los primeros que tiene una pequeña terracita a la que puedes subir.

IMG_2566

Además de andar a lo largo del camino donde se encuentran los molinos a la orilla del río Zaan, el barrio cuenta con el Museo del Queso, el Museo de Zuecos (el ingreso es gratuito a ambos) y algunas tiendas de ventas de souvenirs, entre otras cosas.

IMG_2611

El queso y las flores son las mayores exportaciones de Holanda, así que sin duda tienes que probar sus quesos ahí, especialmente el Gouda y Edam que son las variedades más reconocidas (llevan el nombre de sus ciudades de origen). En la Casa Museo del Queso Catharina Hoeve podrás degustar y comprar los quesos holandeses más curiosos así como también los más tradicionales (mi preferido es el queso ahumado ¡una delicia!).

Luego puedes ir al Museo de Zuecos (o Klompenmakerij) donde hay una pequeña galería al entrar con una exhibición de la evolución de los zuecos. Aquí también puedes ver una demostración en vivo de cómo se hacían los zuecos de esa época, y por supuesto puedes comprarlos de todos los talles y colores.

Después, yo decidí hacer una parada en una pastelería donde me compré un wafle casero con miel (puedes ver cómo lo preparan en el momento) y un chocolate caliente (¡exquisito!). Me senté en unos banquitos allí con la vista de los molinos, del canal de agua con su puente, de los cisnes y ovejas…una encantadora postal.

Luego de mi descanso, era momento de volver a Amsterdam, es decir que se puedes recorrer el barrio de Zaans Schans en medio día, sin problema. Sin lugar a dudas es una visita obligada que, aunque turística, no puedes dejar de conocer porque te sientes en un museo al aire libre.

Así que no tienes excusas, queda a 20 minutos de Amsterdam y solo te lleva medio día  recorrerlo (por supuesto que puedes quedarte más tiempo si lo deseas).

IMG_2149

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS